Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou y Creixell multan a los vecinos que dejen la basura en la calle

El incivismo detectado en ambas localidades ha obligado a los dos consistorios a tomar medidas ejemplares

Jordi Cabré

Whatsapp
El primer día de la puesta en marcha de los inspectores se levantaron hasta cinco actas. Foto: aj. salou

El primer día de la puesta en marcha de los inspectores se levantaron hasta cinco actas. Foto: aj. salou

El Ayuntamiento de Salou y el de Creixell han coincido esta semana en anunciar medidas sancionadoras para aquellos ciudadanos y vecinos que incumplan las ordenanzas y hagan un mal uso de los contenedores de basura colocados en la vía pública. 

En la capital de la Costa Daurada, tras un periodo de adaptación del renovado servicio y de la presencia de los nuevos contenedores, el consistorio está comprobando que hay que realizar más campañas informativas y empezar a dar toques de alerta si alguien, de forma expresa, hace un mal uso a la hora de tirar la basura.

Dos personas han empezado estos días en realizar controles aleatorios en las calles y en el día de ayer hasta cinco expedientes se abrieron, confirmaron fuentes municipales. Las sanciones pueden ir de los 100 a los 300 euros en esta primera fase, pero no se descarta un incremento de la cantidad económica si estas alertas son poco efectivas.

Los inspectores municipales trabajarán durante estos meses de verano y paralelamente a la apertura de expedientes sancionadores también se insistirán en el buen uso del servicio.

Las multas van de los 100 a 300 en  la primera ciudad y de 400 a 4.000 en el segundo municipio 


Cabe recordar que se han hecho hasta 720 visitas a locales comerciales para recordarles la correcta gestión de los residuos y ofrecerlos material informativo de apoyo. En el último pleno el alcalde Pere Granados apuntó que el nuevo servicio de recogida de basura requería una campaña informativa para mejorar la recogida selectiva y poner fin a situaciones irregulares que perjudican la imagen de la ciudad y que implican un mal servicio de limpieza en la ciudad. 

El alcalde de Creixell, Jordi Llopart, ha ido más lejos que su homónimo de Salou. Este pasado miércoles hizo público un bando para remarcar «el grave incivismo que sufre este municipio por el abandono de la basura, maderas, andróminas y otros residuos» en la calle.
Ante la situación extrema en algunas zonas cercanas a los contenedores, el alcalde creixellense ha advertido que a partir de ahora el

Ayuntamiento perseguirá a los infractores y en caso de localizarlos les abrirá un expediente sancionador que irá de los 400 a los 4.000 euros en función de la gravedad de la irregularidad.

Llopart recuerda que Creixell tiene un servicio gratuito de recogida de andróminas y voluminosos y que lo que deben hacer los vecinos es llamar al teléfono del Ayuntamiento (977800202) y concertar una cita.

Comentarios

Lea También