Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou y Vila-seca estarán unidos por un parque urbano de 48 hectáreas

La Generalitat no ampliará el suelo residencial en el ámbito del Centre Recreatiu i Turístic: mantiene los 386.000 metros cuadrados vigentes en vez de los 496.000 que anunció en febrero
Whatsapp
Imagen virtual del ámbito del CRT una vez se desarrolle el nuevo plan director urbanístico. Foto: Generalitat

Imagen virtual del ámbito del CRT una vez se desarrolle el nuevo plan director urbanístico. Foto: Generalitat

La Comissió Territorial d’Urbanisme de Tarragona celebrará el viernes una sesión extraordinaria en la Facultat de Turisme i Geografía de la URV –en Vila-seca– para aprobar de manera inicial el Plan Director Urbanístico (PDU) del Centre Recreatiu i Turístic (CRT) de Salou y Vila-seca. La Generalitat presentó ayer en Tarragona su propuesta. Difiere de la que la mostró en febrero. Sobresalen dos novedades: habrá un gran parque urbano de 48 hectáreas y no aumentará finalmente el suelo residencial. Mantendrá los 386.000 metros cuadrados aprobados en 2006 en lugar de los 496.000 anunciados por el conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, hace cinco meses.

Los complejos turísticos integrados que formarán el ámbito conocido como BCN World –el nombre variará– ocuparán una superficie única de 103,98 hectáreas. Habrá un máximo de tres casinos, a pesar de que la ley permite hasta seis, afirmó Damià Calvet, director del Institut Català del Sòl y coordinador de este proyecto. A ellos aspiran Melco, Hard Rock y Grup Peralada. El tope máximo de edificabilidad en este sector será de 830.000 metros cuadrados: 600.000 serán para hoteles, 50.000 para comercios y 120.000 para ocio (convenciones, congresos o teatros). Los edificios tendrán una altura máxima de noventa metros, el equivalente a unas 24 plantas.

Será una gran área turística única compartida por los diferentes operadores, que deberán acordar un proyecto común que sea «coherente» urbanísticamente, señaló Agustí Serra, director general de Ordenació del Territori i Urbanisme de la Generalitat. Estará ubicada junto a la autovía C-31b, al sur del parque temático de PortAventura.

Al oeste emergerá un gran parque urbano que unirá el Raval de la Mar con la Sèquia Major de La Pineda y continuará de manera paralela a la C-31b hasta el núcleo de Salou. «Será una cortina verde que configurará la fachada vegetal de los complejos turísticos integrados y pondrá en valor los humedales», aseguró Serra.

Será de uso público y abierto a la ciudadanía. «Integrará los espacios libres frente al complejo petroquímico de Tarragona y los elementos patrimoniales de la Torre de Mas Carboners y la Torre d’en Dolça. Establecerá la conectividad ecológica entre el interior y la costa», añadió Serra.

El PDUredactado por la Generalitat contempla, además, una mejora de las conexiones viarias para acceder al futuro macrocompleo de turismo y ocio. Propone convertir la C-31b en una «vía urbana» y crear un nuevo vial en la autovía A-7 que conecte con una gran rotonda, por debajo del acceso a PortAventura. Habrá otra rotonda más pequeña en la C-31b, entre la autovía y la avenida de la Pedrera, que servirá para descongestionar el tráfico de la plaza Europa de Salou.

El coste de las nuevas infraestructuras –viales, sistemas de abastecimiento de agua y energía, depuradora y tratamiento de residuos– asciende a 213,7 millones de euros, que deberán pagar los operadores, «como en cualquier urbanización», apuntó Calvet. De esta cuantía, PortAventura asumirá el 0,94% y los hoteles, un 4,72%.

El plan urbanístico también plantea 170.000 metros cuadrados para usos de aparcamiento y servicios en el ámbito de los complejos turísticos integrados;y fija 10,83 hectáreas en el extremo oeste del CRT (sector norte) para usos hoteleros complementarios al anteriormente denominado BCN World, con un techo edificable de 50.000 metros cuadrados y un tope de altura de catorce metros.

Como en 2006

En cuanto al terreno destinado a uso residencial en el ámbito del CRT, la Generalitatmantiene los parámetros del planteamiento vigente, que marca un máximo de 2.477 viviendas. Su idea inicial era incrementarlo en 110.000 metros cuadrados –hasta los 496.000–, algo a lo que se opuso rotundamente el PSC. «Estos cambios son fruto del diálogo», dijo Calvet. Representantes del Govern y del PSC componen una comisión mixta que se ha reunido periódicamente para analizar el PDU.

Este plan urbanístico «nos satisface porque respeta íntegramente la planificación de 2006, que nosotros impulsamos desde el gobierno de progreso que presidía Pasqual Maragall, en particular el que hace referencia a la playa Llarga de Salou», comentó Xavier Sabaté, diputado del PSC.

«Estas modificaciones desmienten los rumores de que el Govern no vela por los intereses públicos», concluyó el delegado del Govern, Joaquim Nin. Los terrenos son propiedad de La Caixa.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También