Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sara envió whatsapps a sus amigos de Segur de Calafell antes de morir acuchillada en Barcelona

Había acudido al Port Olímpic para pasar una noche de fiesta. En uno de los locales recibió una puñalada en el pecho que le provocó la muerte. Por el robo de un móvil 

José Manuel Baselga

Whatsapp
El local en el que la joven de El Vendrell recibió la puñalada mortal.  FOTO: DT

El local en el que la joven de El Vendrell recibió la puñalada mortal. FOTO: DT

Había acudido al Port Olímpic de  Barcelona para pasar una noche de fiesta. Son muchos los locales de moda en la zona que se llenan de jóvenes y Sara B., vecina de El Vendrell, acudió con unos amigos de Segur de Calafell. Estando ya en Barcelona envió algún whatsapp con las fotos mostrando que lo estaban pasando bien.

Pero en uno de esos locales la joven de El Vendrell, de 26 años, recibió una puñalada en el pecho que le provocó la muerte en la madrugada de este miércoles. Por el robo de un móvil.

Un cliente del local advirtió a la joven de que le habían robado el móvil. La chica pidió entonces ayuda al personal de seguridad del establecimiento y uno de los vigilantes acudió. Eran sobre las tres de la madrugada.

El vigilante logró recuperar el móvil. En ese momento tanto el vigilante como la vecina de El Vendrell increparon a los dos ladrones. Pero por toda respuesta uno de ellos sacó una navaja y acuchilló al miembro de seguridad y a la joven, que sufrió un navajazo en el pecho.

Sanitarios

Enseguida las dos víctimas del ataque fueron atendidas y trasladadas al cercano Hospital del Mar. Mientras el vigilante se recupera de sus heridas en el abdomen y no se teme por su vida, la mujer murió en el centro médico. Los equipos sanitarios que la atendieron no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Los vecinos y amigos piden justicia. Destacan el carácter afable de la joven fallecida

En la mañana de ayer llegaban a El Vendrell, Calafell y Cunit, donde Sara tenía a muchos amigos, noticias de que había habido un apuñalamiento con el resultado de una mujer muerta en el Port Olímpic de Barcelona. Y ya no llegaban mensajes ni llamadas de teléfono. Entre los amigos y familiares comenzó la desolación que se confirmó a medida que avanzaba la mañana. La víctima mortal era la joven de El Vendrell.

Investigación

Los Mossos d’Esquadra han iniciado una investigación en la que serán claves las imágenes de las numerosas cámaras de seguridad de todos los locales de la zona del Port Olímpic de Barcelona. También se espera que pueda prestar declaración el vigilante agredido una vez se recupere de las heridas. Al cierre de esta edición no había detenciones. 

La investigación policial busca a dos hombres ya que son los que huyeron corriendo de la zona tras el ataque mortal. Algunas fuentes apuntan que los dos individuos serían conocidos en el local.

Concentración

El Ayuntamiento de El Vendrell ha condenado los hechos y ha convocado una concentración para hoy jueves a las seis de la tarde en la Plaça Vella en repulsa de la agresión y con muestra de duelo y apoyo para la familia.

La concejal de ERC de El Vendrell Salima El Yosoufi tenía contacto con la joven fallecida y con su familia. «Era una chica muy tranquila y agradable que sólo había salido a divertirse y se ha encontrado con una injusticia». Salima señala que «una muerte así no es justa. Sara sólo había salido a bailar. Ahora sólo se reclama justicia».
La concejal de El Vendrell explica como en la comunidad marroquí de El Vendrell se ha sentido la muerte. «Pero hubiese podido ser cualquiera. Tú, yo, una hija, un hermano... Exigimos que se investigue y haya justicia. Por la muerte de Sara y por la agresión que sufrió el vigilante. Esto no puede seguir así».

En la calle President Companys en la que vivía con sus padres, sus vecinos no se creen lo sucedido.  Explican que es una familia muy atenta. Y la joven asesinada muy afable. Por eso en la calle hay incredulidad y consternación por lo sucedido. «Por un móvil», clamaba una vecina. «O se pone justicia o esto se nos va de las manos». 

Temas

Comentarios

Lea También