Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Se acerca la apertura del Mas Miró de Mont-roig del Camp

La inauguración será en abril. La fundación que gestiona la finca busca ahora fondos para impulsar la próxima etapa del proyecto 

Mònica Just

Whatsapp
Exterior de la casa, junto al cuadro ‘La masia’ de Miró. FOTO: a.g.

Exterior de la casa, junto al cuadro ‘La masia’ de Miró. FOTO: a.g.

El proyecto de rehabilitación sigue el calendario previsto y hace apenas unas semanas que ha culminado la primera fase de las obras.

La idea de la Fundació Mas Miró es que el futuro equipamiento se inaugure alrededor del 20 de abril para conmemorar el 125 aniversario del nacimiento del artista con un homenaje especial.

Y es que Mont-roig tiene como asignatura pendiente dar al enclave que inspiró a Miró el peso que merece en la historia y la cultura local. Una actuación que estuvo años encallada y que poco a poco va tomando forma.

Según explica la directora del proyecto de rehabilitación y museización del Mas Miró, Elena Juncosa, «la culminación de la primera fase es un paso muy importante para seguir adelante con las previsiones y poder abrir por partes el espacio».

Terminó a mediados de noviembre y supuso una inversión de unos 400.000 euros. Una parte fue financiada con fondos propios de la fundación, ya que había una donación de los descendientes de Miró.

Y otra, por la Generalitat, de la mano de una subvención para la recuperación de Béns Culturals d’Interès Nacional (BCIN).

La culminación de la primera etapa de la reforma abre la puerta a que el espacio pueda recibir los primeros visitantes. Entre las distintas acciones, se ha habilitado el taller donde trabajaba el pintor y unos servicios en el gallinero.

Además, el antiguo almacén será un espacio polivalente.

«Estamos contentos porque se ha hecho mucho trabajo. Y la idea de replantear la inversión y desarrollarla por fases permitirá que vayamos abriendo la finca al público poco a poco», dice Juncosa.

Recuperación de los terrenos

La recuperación de los cultivos era otro de los puntos pendientes. En el entorno del Mas Miró hay diez hectáreas de campos.

Y si se le suman las construcciones, la extensión llega a doce hectáreas. «Empezaron a cultivar los campos en septiembre y algunas fincas ya están produciendo. Esa era precisamente nuestra intención: recuperar la casa y también las tierras», señala Juncosa.

Han plantado productos de la huerta como lechuga, brócoli o chirivías. Y ahora esperarán un tiempo, hasta que el clima lo permita, para plantar almendros y algún algarrobo. Cultiva las fincas la empresa local Hawo Fruits.

Aún falta la parte más grande de las obras. Y para ello, la Fundació Mas Miró sigue en busca de financiación.

Los impulsores del proyecto son conscientes de que no será fácil. Pero también creen que, paso a paso, conseguirán culminar los trámites necesarios para que la masía donde se inspiró Joan Miró pueda lucir de nuevo y atraer a vecinos y visitantes.

Temas

Comentarios

Lea También