«Seguiremos con las movilizaciones hasta que quiten estas barreras»

Los vecinos de la urbanización Brises del Mar de Altafulla siguen con las protestas para exigir que se reabra la rotonda que enlaza la AP-7, la N-340 y la T-214 a la entrada de la Torre. Habrá más cortes este viernes, el sábado y el domingo

Carmina Marsinach

Whatsapp
Los vecinos del Baix Gaià cortando la salida de la rotonda de la Torre en dirección Tarragona esta tarde. FOTO: Fabián Acidres

Los vecinos del Baix Gaià cortando la salida de la rotonda de la Torre en dirección Tarragona esta tarde. FOTO: Fabián Acidres

Los vecinos de la urbanización Brises del Mar de Altafulla siguen en pie de guerra. «Vamos a seguir con las movilizaciones hasta que quiten estas barreras», aseguraba esta tarde Jeremy Cobacho, vecino de la zona. Más de un centenar de personas han vuelto a cortar esta tarde la rotonda que enlaza la a AP-7, la N-340 y la T-214 para exigir que se retiren los ‘new jersey’ que se instalaron hace casi un año para evitar el colapso de vehículos a raíz del desvío de camiones por la AP-7 en este punto. 

Llevan desde el mes de junio cortando el tráfico en la rotonda pero estos días han intensificado las protestas coincidiendo con la operación salida del mes de agosto. Tienen previsto volver a cortar la carretera hoy, mañana sábado, el domingo y los días 11, 14 y 18 de agosto. Y están dispuestos a seguir hasta que se escuchen sus reivindicaciones.  

Desde que se instalaron estas estructuras que impiden realizar toda la rotonda, los vecinos de esta urbanización deben hacer un recorrido de más de 2,2 quilómetros para acceder a Torredembarra o Altafulla. Un tramo peligroso ya que muchos vehículos cambian de carril de forma súbita para coger la salida hacía la AP-7: «Nos jugamos la vida. Han habido dos muertes en un año y más de 10 accidentes graves», recordaba Cobacho. 

Las colas que se formaron ayer durante la protesta. FOTO: Fabián Acidres

Julia Garcia, otra vecina de Brises, comentaba que se trata de «un cruce de cuatro caminos» y considera que la rotonda tan solo debería servir para las personas que quieren acceder a Torredembarra. «Si pasas una vez al mes quizás no te das cuenta, pero cuando pasas tres veces cada día estás mucho más expuesto a la peligrosidad», decía su hija.

En la movilización de esta tarde acudieron vecinos de otras poblaciones del Baix Gaià, como Creixell o Torredembarra, pero la mayoría de ellos formaban parte de la urbanización Brises del Mar de Altafulla, una de las más afectadas por esta medida que tomó Fomento. De las 19 a las 20 horas los vecinos cortaron cada cinco minutos la carretera y tenían que dejar paso a los vehículos durante cinco minutos, siguiendo las indicaciones de los Mossos que regulaban el tráfico. 

En esta ocasión, a diferencia de otros días, otro grupo de vecinos cortó el acceso a la AP-7 en dirección Tarragona, en este caso durante toda una hora seguida. 

Según las informaciones del Servei Català de Trànsit, el tráfico en la AP-7 a la altura de Altafulla era «intenso» debido a las protestas. También se podían ver largas colas en la N-340, donde los Mossos habían cortado el acceso a la rotonda para ir Torredembarra o para aquellos que quisieran acceder a la AP-7. 

Fomento ha instalado pilonas verdes para evitar los cambios de sentido en la N-340

En la última reunión que tuvieron los vecinos en la subdelegación del Gobierno en Tarragona, con los alcaldes de las poblaciones afectadas y transportistas, propusieron como solución que «toda la gente que venga tanto de Martorell como de Vila-seca, al entrar en la autopista no tengan que salir en Torredembarra para que sea gratuita. Sería continuar directamente y que el Teletac les haga el descuento automático», decía Cobacho. Eso evitaría que muchos vehículos y camiones entren en la autopista desde Torredembarra y se disminuiría el tráfico de la rotonda. 

Precisamente en este último encuentro, Fomento se comprometió a mejorar la señalización de este tramo para evitar accidentes. Hablaron de instalar una medianera en la N-340 para evitar esos cambios de sentido y quitar las señalizaciones que indican que es una rotonda. Hace dos días que han instalado una quincena de pilonas verdes para evitarlo. Pero según Cobacho, «no tiene sentido donde las han puesto, justo a la salida, porque los cambios de sentido los hacen más adelante». 

Desde la urbanización Brises del Mar recuerdan que las movilizaciones no se detienen pese a la dimisión de los miembros de la junta de la Plataforma Reobrint Rotonda Baix Gaià. Ahora son los vecinos de Brises quienes asumen la gestión y coordinación de los actos de protesta donde aseguran que «todos aquellos que quieran, serán bienvenidos». 

Temas

Comentarios

Lea También