Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Seis meses de cárcel a un maltratador por agredir a un policía local de Vila-seca

El acusado golpeó al agente cuando fue arrestado tras cometer un delito de violencia de género en una calle de La Pineda

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

El Juzgado de lo Penal número 2 de Tarragona ha dictado sentencia recientemente por una agresión a un agente de la Policía Local de Vila-seca.

El juez ha fallado una pena de seis meses de cárcel para un hombre de 32 años de edad que fue arrestado en julio de 2017. La misma sentencia señala que si el acusado no comete ningún delito, la pena de seis meses de cárcel queda suspendida. La sentencia también obliga al acusado a indemnizar al agente con 300 euros, ya que la lesión le obligó a estar diez días de baja.

Los hechos se remontan a la tarde del 1 de julio de 2017 a la altura del número 38 de la calle Amadeu Vives del núcleo turístico de La Pineda. El acusado gritó, insultó y abofeteó a su pareja, cinco años más joven, en plena calle y sin importarle que fuera visto por peatones y turistas.

Entre los testigos había cuatro agentes de Policía Local fuera de servicio en un restaurante cercano. Al ver la secuencia se levantaron de la mesa y fueron hacia el lugar donde se estabacometiendo un maltrato a una joven.

Mientras los refuerzos llegaban, los agentes separaron a las dos personas y decidieron detener al hombre por un posible delito de violencia de género. El hombre se encaró con los agentes y en el momento de la detención hirió a uno de ellos, que terminó estando diez días de baja.

Mientras se denunciaba al presunto maltratador por un delito de atentado contra los agentes de la autoridad, se acompañó a la víctima al CAP de Vila-seca, donde se comprobó que además de moratones tenía fractura en dos dedos.

Sin embargo, la víctima no denunció a su pareja por miedo y en el juicio que se celebró al día siguiente en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, mantuvo su postura de no denunciarle ni de someterse a un examen del médico forense. Ante esta postura, la jueza ordenó una pena de prohibición de acercarse a la víctima a menos de 200 metros durante 4 meses, pero no pudo añadir más cástigo "por falta de acreditación de tal infracción penal". 

Temas

Comentarios

Lea También