Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Seis meses de cárcel para un conductor por amenazar a un policía en Vila-seca

El joven reusense de 26 años fue parado por no llevar cinturón y se descubrió que había perdido los puntos del carnet de conducir. El infractor coaccionó al agente en reiteradas ocasiones

Jordi Cabré

Whatsapp

La imprudencia de un conductor ha terminado en una condena de seis meses de cárcel ordenada por el magistrado del Juzgado Penal número 4 de Tarragona. La temeridad de este reusense de 26 años la cometió el día que cumplió los 24 en la avenida de la Generalitat de Vila-seca.

Circulaba con su deportivo por esta calle de la ciudad del Tarragonès cuando un agente de la Policía Local le dio el alto. Le sancionó por no llevar el cinturón de seguridad y tras ver en la base de datos que había perdido todos los puntos, le abrió un expediente administrativo por este delito contra la seguridad del tráfico.

El acusado no reflexionó sobre la imprudencia (e ilegalidad) que estaba cometiendo al conducir sin puntos y sin el cinturón de seguridad. Al contrario. Amenazó e increpó al agente de la Policía Local de Vila-seca por haber hecho su trabajo.

Días más tarde, en el juicio oral, se reflejó en fechas concretas una actitud del acusado con el "propósito de menoscabar la tranquilidad de ánimo del agente, de ofenderle, de coartar su capacidad mientras desarrolla sus funciones como agente de la autoridad, y con propósito de venganza y represalia". En algunas de estas actuaciones del acusado, éste utilizó el móvil y grabó al agente mientras trabajaba.

Este mes de julio, el magistrado ha dictado sentencia y ha considerado que la actuación de amenazas y coacción de este reusense los días posteriores a ser multado por conducir sin puntos en el carnet y sin el cinturón de seguridad "está acreditada" y ha mostrado "una conducta violenta hacia el acusado".

Por ello, el juez considera "responsable penalmente al acusado", que le impone una pena de seis meses de prisión por un delito de coacciones.

Fiscalía y la acusación particular pedían una pena mayor para el acusado al considerarle autor de un delito contra la Administración de Justicia, ya que con las coacciones y amenazas al policía incurría en la descripción de este delito: "El que con violencia o intimidación intentare influir directa o indirectamente en quien sea a su denunciante (...) para que modifique su actuación procesal".

El juez ha absuelto al conductor de este segundo delito, que comportaba una pena de 1 a 4 años de cárcel. La sentencia puede ser apelada en la Audiencia Provincial antes de finalizar este mes.

 

Temas

Comentarios

Lea También