Más de Costa

'Si no es por la valentía de los vecinos, me quedo sin casa'

Un incendio calcinó parte de una casa en Vilafortuny. La rapidez del vecindario sofocó las llamas mientras no llegaban los bomberos. El primer vehículo llegó en 14 minutos aunque la sensación es que tardaron una eternidad

J.Cabré

Whatsapp
El fuego se originó en la cocina de la casa situada en la calle Mas d'en Vermell y la destruyó al 100%. Foto: j.c.

El fuego se originó en la cocina de la casa situada en la calle Mas d'en Vermell y la destruyó al 100%. Foto: j.c.

Nora está desesperada. No es para menos. Su delicado estado de salud de estos últimos meses se complicó el viernes poco después de las 14 horas. Un incendio, por un descuido suyo –lo admite–, pudo terminar con el esfuerzo de toda una vida en un chalet en la calle Mas d’en Vermell, en Vilafortuny.

Nora reconoce que dejó una paella con aceite en el fuego, encendió el extractor y se fue a ver a una vecina, a dos minutos en coche. «Reconozco que se me olvidó por completo y ojalá pudiera volver atrás para enmendar mi fallo», admite.

La paella calentó el aceite y terminó provocando una llama en la cocina animada por el aire del extractor. La humareda empezó a salir por las juntas de la ventana y Josep Maria Recasens, el vecino que vive en la casa contigua, se percató de ello mientras estaba en su ordenador. «Me extrañó tanto humo y me temí lo peor».

Josep Maria llamó al 112. «Debían ser las 14.16 o 14.17. Les dije que había fuego en la vivienda y no me dejaron terminar. Me contestaron que ya lo sabían y que ya habían avisado a Bombers». Nora Curto apunta que «se trata de una pareja que pasaba cerca de casa y al ver la humareda llamaron poco antes al 112 para avisar del fuego», explica. Bombers ha explicado que la primera llamada al 112, a las 14.17 horas, estuvo tres minutos operativa porque el alertante no sabía como se llamaba la casa. A las 14.21 horas llegaba la alerta a Bombers y se activaban los vehículos.

Las llamadas a Nora y a Santi, su esposo, empezaron a cruzarse. La humareda empezaba a ser importante y las llamas rompieron cristales. «Algunos son blindados y han podido con ellos, lo que significa que la temperatura llegó a los 800 grados», afirma Nora asegurando que se lo han dicho los técnicos que deben cambiar el aluminio de ventanas y puertas.


La manguera del jardín
Cuatro personas, tres vecinos y el marido de Nora, llegaron cuando la casa estaba en llamas. No dudaron en coger la manguera del jardín y procurar apagar el fuego cuanto antes. Se arriesgaron al abrir la puerta, ya que el oxígeno pudo haber provocado una llamarada en dirección a la puerta de salida. No fue así.

En la segunda planta, las ventanas estaban abiertas y el fuego se dirigía hacia allí. «Los pintores que están cambiando la decoración de las habitaciones de los niños las dejaron abiertas para que se ventilaran y por ello, al abrir la puerta no les vino el fuego hacia ellos», explican.

Con la manguera del jardín se logró contener las llamas y apagarlas. La cocina quedó arrasada en su totalidad. El pasillo principal y el comedor, también, parcialmente. «Además de tener toda la casa con olor a humo y hollín en todos los cajones y rincones, desde el garaje hasta las habitaciones», explica Nora que no puede contener las lágrimas.

El vehículo de Bombers que llegó venía del parque de Cambrils. Eran las 14.36 horas. Llegó después de un coche de la Policía Local, uno de mossos y una ambulancia. En camino venían tres vehículos más, dos del parque de Reus y el de comando de Tarragona. Dieron media vuelta, las llamas estaban apagadas.

Sufrió un shock 
Nora sufrió un shock y fue atendida en su propio jardín. Su hijo, más tarde, se rompió los nudillos con un golpe de impotencia. «Si no es por los vecinos, a los que jamás podré agradecer la ayuda, hoy no tendría casa». A pesar del agradecimiento eterno a los vecinos por la rapidez y su altruismo a la familia afectada, Nora consideró que los bomberos llegaron tarde y esa percepción quedó rebatida cuando conoció la cronología de las llamadas y la presencia de los vehículos. Bombers afirma que el aviso llegó a las 14.23 horas (seis minutos después de cuando el 112 recibió la alarma) y que a las 14.36 estaba allí el primero de los cuatro vehículos que se destinaban. A las 14.39 horas «el fuego estaba apagado», concluyen las mismas fuentes.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También