Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sorpresa y estupor entre los empresarios turísticos por la cuarentena a los visitantes

La Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT) cree que el Gobierno debería rectificar la medida adoptada el martes o bien buscar otras soluciones alternativas

Eduard Castaño

Whatsapp
Imagen de un casi Passeig Jaume I de Salou, cuando a estas alturas de la temporada ya habría un continuo movimiento de turistas. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Imagen de un casi Passeig Jaume I de Salou, cuando a estas alturas de la temporada ya habría un continuo movimiento de turistas. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Perplejidad, sorpresa, desconcierto y estupor. Así ha acogido el sector turístico de la Costa Daurada la medida adoptada el martes -aunque entra en vigor mañana- por el Gobierno de Pedro Sánchez respecto a que los viajeros que lleguen a España procedentes de otros países deberán someterse obligatoriamente a una cuarentena de 14 días mientras dure el estado de alarma, según una orden del Ministerio de Sanidad. Ello supondrá que los turistas estarán obligados a permanecer confinados durante dos semanas en su domicilio o alojamiento y a limitar sus desplazamientos a la adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad, a la asistencia a centros y servicios sanitarios y a los que obedezcan a causas de fuerza mayor.

«No tiene lógica», aseguraba ayer Xavier Guardià, portavoz de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT). Entiende que la normativa dada a conocer por el Ejecutivo «sólo tiene dos salidas: dar marcha atrás o bien buscar otras soluciones que contengan las medidas higiénicas y sanitarias, que entendemos perfectamente que deban existir para los que lleguen».

«Ningún turista se planteará la posibilidad de venir para estar 14 días encerrado», explica Xavier Guardià, portavoz de la FEHT

Entre las medidas que apunta Guardià están «por ejemplo, tomar la temperatura a los turistas a su llegada o habilitar corredores entre zonas de similares características a la nuestra».

También el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, asegura que la orden les ha pillado por sorpresa y que es la prueba de que en la agenda de decisiones estratégicas del Gobierno el turismo «no se ha tenido en cuenta». Zoreda señala que «esta es una medida disuasoria para los turistas extranjeros que vengan a España, aunque también los es para los españoles que decidan viajar fuera, ya que les pasaría lo mismo a su regreso.

«Lo lógico es que cualquier ciudadano alemán o inglés que estuviera dudando si viajar o no a España este verano y lea mañana esta noticia reserve en otro sitio», lamentado.

«La medida que ha tomado el Gobierno será disuasoria para extranjeros que iban a venir», dice José Luis Zoreda, vicepresidente de Excelur

De la misma opinión es el portavoz de la FEHT. Xavier Guardià, quien considera que «sólo con el anuncio de la iniciativa, cualquier turista que planeaba venir aquí de vacaciones se echará atrás, a no vendrán. ¿Quién va a venir a estar 14 días encerrado en un hotel, sin poder pisar zonas comunes con otros turistas, ni ir al buffet del hotel y otras muchas cosas? La mayoría de visitantes vienen esas dos semanas y no para estar encerradas en la habitación de su alojamiento».

Guardià reitera que «esta normativa es error. Somos un país receptor de turistas. Que piensen que ningún turista se planteará la posibilidad de estar 14 días confinado. La gente cuando va de vacaciones busca experiencias, poder disfrutar de entorno y de los alojamientos. No estar confinados». Por ello «esperamos que rectifiquen. O eso o que con el paso del tiempo eso ya no exista en la última fase, que se levante, ya que sino será contraproducente para el sector».

En esa línea, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) opina que, con la medida, España «está mandando un mensaje de desventaja» competitiva.

Su presidenta ejecutiva, Gloria Guevara, sostiene que «si se hacen las cosas bien» en julio o agosto se puede recuperar el movimiento turístico entre países europeos y entre Estados Unidos y los países del Caribe.

Guevara apuesta por utilizar los test, el rastreo de contactos o la toma de temperatura, igual que hacen otros países europeos para controlar la expansión del virus, en lugar de imponer la cuarentena a los viajeros internacionales.

Sin consultarles

En cualquier caso, Guardià recuerda que «el Gobierno no llegó a valorar la decisión que tomaba valorándola conjuntamente con nosotros, los empresarios de sector. Tampoco ha hablado con las agencias de viajes...».

E incide en que otros países de nuestro entorno sacarán provecho este verano de la situación, porque «los países que no tienen esas restricciones, como Grecia por ejemplo, ya se están frotando las manos del turismo que irá allí. La mejor campaña contra el turismo de aquí es el anuncio de esta medida».

Temas

Comentarios

Lea También