Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Susto en Calafell por el incendio de dos coches en un aparcamiento

Los vecinos tuvieron que quedarse en sus balcones mientras los bomberos sofocaban las llamas
Whatsapp
El fuego en el aparcamiento generaron una densa humareda y durante momentos intensas llamaradas. Foto: DT

El fuego en el aparcamiento generaron una densa humareda y durante momentos intensas llamaradas. Foto: DT

«Oímos varias explosiones y todo se llenó de humo mientras veíamos llamaradas en el aparcamiento», explicaba Rosa Maria Pons, cuando los bomberos la dejaron salir del edificio. «Teníamos miedo porque no sabíamos lo que estaba pasando».

Como Rosa Maria, los vecinos que había en el inmueble tuvieron que permanecer en sus balcones durante más de una hora mientras los bomberos realizaban la extinción de las llamas en el aparcamiento del edificio. Cubiertos con mantas temían que el fuego fuese a más.

Por causas que se investigan en el aparcamiento del edificio de la calle Baixador de Segur de Calafell ardieron dos vehículos. La virulencia de las llamas hizo estallar las lunas y los neumáticos, lo que asustaba a los vecinos. Una intensa llamarada y humareda alertó a las personas que había en el edificio y que alertaron a los equipos de emergencia.

 

Que no salgan

La humareda ascendió por el hueco de la escalera y los equipos de emergencia pidieron a los vecinos que por precaución no saliesen de sus casas y que permaneciesen en los balcones para escapar del humo. «No sabíamos lo que estaba pasando en el aparcamiento» narraban los vecinos.

Familiares de las personas confinadas en el inmueble fueron hasta la zona preocupados, pero Policía Local y Mossos d’Esqudra impedían acercarse. Diversas dotaciones del Servei d’Emergències Mèdiques (SEM) esperaban a los pies del inmueble por si debían atender a algún herido.

Las personas que acudieron a la zona preocupados por la situación mantenían contacto con el interior del edificio a través de los teléfonos móviles. «Nos dicen que están bien». Peter tenía en el bloque a su mujer. Él había salido a comprar y cuando regresó se encontró con toda la situación. «No sabemos nada. En el interior del edificio tampoco», narraba. Su hija Patricia visiblemente nerviosa lamentaba que no les dejasen entrar en la vivienda.

El incendio comenzó sobre las seis y media de la tarde. Los Mossos d’Esquadra investigan el origen de las llamas, que pudieron haber comenzado en uno de los vehículos y se extendió a otro. La preocupación era que en el aparcamiento había más coches estacionados. La acumulación de calor y de humo generaba pequeñas explosiones de vidrios y neumáticos y dificultaba las tareas de extinción.

 

Poder entrar

Cuando los bomberos dieron por sofocado el incendio y aireada la zona, los vecinos que estaban recluidos en el edificio pudieron salir. Cubiertos con mantas y llevando en brazos a sus mascotas fueron atendidos por los servicios de emergencias médicas, aunque no hubo que lamentar daños personales.

Los equipos sanitarios y policiales disponían de listados de las personas que podría haber en el edificio. Una mujer asustada preguntó por su hijo y recibía por respuesta que estaba bien y que ya había sido atendido.

La investigación intentará determinar las causas del incendio que afectó exclusivamente al aparcamiento. No se teme que la vivienda haya sufrido daños estructurales aunque hay que revisar algunas de las instalaciones de suministro de las diferentes compañías.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También