«Tarragona no puede ser, una vez más, moneda de cambio de intereses partidistas»

Malestar en el territorio ante la posible retirada de la partida para el Hard Rock. Aragonès insiste en que no se gastará ni un euro público en el proyecto pero que este tirará adelante

J.MORALES-F.JOAN-EUROPA PRESS

Whatsapp
Imagen de archivo de los terrenos del CRT, junto a Port Aventura y el Lumine Golf. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de archivo de los terrenos del CRT, junto a Port Aventura y el Lumine Golf. FOTO: PERE FERRÉ

El territorio ha reaccionado con contundencia ante la posibilidad de que el Govern de la Generalitat acabe retirando la partida de 120 millones de euros que en principio está destinada en los presupuestos de 2022 para la compra de los terrenos del Centre Recreatiu i Turístic (CRT) en Vila-seca, donde debería construirse el complejo de ocio y juego de Hard Rock.

La Cambra de Comerç de Tarragona emitió ayer un comunicado muy explícito en el que consideraba que es «una muy mala noticia para las comarcas de Tarragona y para el país que el Govern de Catalunya, sin ni tan siquiera tener en cuenta al territoio, pretender dar marcha atrás en el proyecto de Hard Rock».

Para el ente cameral tarraconense, «comprometer inversiones millonarias y poner en riesgo la creación de miles de puestos de trabajao es una irresponsabilidad impropia de una administración que tendría que velar y estar comprometida activamente en la recuperación de la economía, la cración de riqueza y, por lo tanto, en el bienestar de las personas».

En la misma línea de ataque contra la posible retirada de esta partida presupuestaria, la Cambra de Comerç de Tarragona añade que «Tarragona no puede ser, una vez más, monedad de cambio de intereses partidistas. No nos lo merecemos. Pero eso, pedimos a nuestros políticos, escogidos en representación del territorio, que nos defiendan yu no hagan más seguidismo de decisiones que no nos tienen en cuenta ni nos representan»

Por último, la Cambra tarraconense apunta que «si finalmente se confirma y materializa esta decisión, no sólo perderemos un proyecto emblemático, sino que estará en riesgo la credibilidad política, económica y jurídica de nuestro país ante posibles futuras inversiones que, viendo este desbarajuste, elegirán destinos más serios».

Desde la Cambra de Comerç de Reus se han mostrado igual de perplejos y críticos ante la posible pérdida del proyecto del Hard Rock. En otra nota difundida ayer, el ente cameral reusense definía de «incomprensible la decisión del Govern de la Generalitat de descartar el proyecto Hard Rock. Y más cuando las razones que motivan esta decisión responden, únicamente, a tacticismos de tipo político vinculados a la aprobación de unos presupuestos absolutamente alejados del debate sereno que requiere una cuestión de tanta trascendencia para el territorio».

En la misma línea que la Cambra de Comerç de Tarragona, la de Reus asegura que «una vez más, las comarcas del sur son moneda de cambio en aquellas inversiones estratégicas que pueden ser determinantes para nuestro futuro». Por último, esta misma entidad pide «responsabilidad al Govern del país y que haga el ejercicio, buscando los equilibrios necesarios, para reconsiderar una decisión tan negativa para nuestras comarcas».

Pimec Tarragona también critica la posible retirada de la partida para el Hard Rock y pide a la Generalitat «invertir en el modelo turístico tarraconense para impulsar el sector y hacerlo más sostenible, innovador y competitivo». En este sentido, el presidente de Pimec Tarragona, Jordi Ciuraneta, ha mostrado su malestar y ha puesto de manifiesto que «se dejarán de invertir 120 millones de euros destinados a este proyecto, con consecuencias para la creación de riqueza y puestos de trabajo en el territorio y para la necesidad de un cambio de modelo turístico».

Hablan los alcaldes

El alcalde de Salou, Pere Granados, critica la actitud del Govern en las negociaciones. «Lamentamos que el Govern de la Generalitat haga caso de la CUP y los deje gobernar de forma encubierta, mediante una herramienta de acción política tan importante como son unos presupuestos. El Govern debería facilitar la inversión, en lugar de dificultarla».

Y apela a la autonomía municipal en una inversión de esta magnitud: «Somos los mismos municipios los que estamos legitimados para decidir nuestro propio futuro. Y más cuando la CUP no tiene ningún tipo de representación, ni responsabilidad en Salou.

Mucho más prudente se muestra el alcalde de Vila-seca, Pere Segura, sobre las informaciones de las últimas horas, aunque tiene claro que «el proyecto de Hard Rock no peligra. El Govern simplemente ha definido una cuestión que siempre ha estado sobre la mesa, que es no poner dinero público. Lógicamente hay una partida para comprar primero y luego vender que aportará un balance 0, por tanto se ratifica que la Generalitat no invierte un solo euro que es lo que se ha dicho desde el primer día».

Segura sí considera que «añadir esta presión política no es conveniente» en un proyecto tan consensuado desde hace años entre los grandes partidos con representación en el Parlament de Catalunya. Y asegura que «el plan director para el Hard Rock no tardará en finalizar».

Por último, desde la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT) han declinado valorar la noticia a la espera de lo que acabe pasando en la votación final de los presupestos catalanes de 2022.

Aragonès: «No hay problema»

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, garantizó ayer que el Govern retirará la partida de los presupuestos de la Generalitat de 2022 de 120 millones de euros destinada al proyecto del Hard Rock. «No hay ningún problema», dijo.

Aragonès explicó que la partida prevista en las cuentas para este proyecto se trata de una cuestión técnica, pero que «no hay ningún problema en que se pueda retirar».

Según él, el Govern siempre ha garantizado que no se iba a gastar ni un euro de la Generalitat en este proyecto y que el papel del Incasòl era «simplemente de intermediario», por lo que previsiblemente el Hard Rock seguirá adelante aunque el Ejecutivo catalán no participe con dinero público ni esté en las cuentas.

El presidente defendió que el proyecto de presupuestos «aceleran al máximo» los compromisos con la CUP recogidos en el acuerdo de investidura, por lo que cree que son una oportunidad que no se puede desaprovechar y espera que los ‘cupaires’ faciliten la aprobación de las cuentas.

«Estamos ante una oportunidad que quizás no vuelve a pasar», argumentó, ya que el aumento del gasto que prevén las cuentas provienen de los fondos europeos.

Temas

Comentarios

Lea También