Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Temor a que la demolición del puente de la antigua N-340 en Cambrils se haga en verano

Las previsiones de la empresa adjudicataria miran a la primera semana de julio y algunos partidos de la oposición y empresarios alertan de la coincidencia con la llegada de turistas en temporada alta.

Jordi Cabré

Whatsapp
La estructura de cemento del puente de Cambrils es una barrera para el desarrollo urbanístico de la ciudad. La avenida Baix Camp antes era la antigua N-340. Foto: alba mariné

La estructura de cemento del puente de Cambrils es una barrera para el desarrollo urbanístico de la ciudad. La avenida Baix Camp antes era la antigua N-340. Foto: alba mariné

La demolición del puente de la N-340 a su paso por Cambrils podría coincidir en pleno verano. Sin poder establecer una fecha concreta, las previsiones apuntan a julio, aunque antes de empezar a derribar la mole de cemento se empezará por la reordenación del entorno, han confirmado fuentes del Ayuntamiento.

La posibilidad de derribar esta construcción en plena canícula ha levantado recelo entre el sector turístico, que pide que no se haga esta actuación urbanística hasta finalizar la temporada estival. De hecho, hace pocos días la Federació d’Empresaris de Cambrils (Fecam) se reunió con parte del gobierno y el tema de la reordenación de este espacio salió en la conversación.

«La idea que nos transmitieron es que el derribo propiamente dicho se hará después del verano y que durante estos meses sólo se preparará la zona para poder actuar sin demora después del verano», explica el portavoz de la Fecam y presidente de la Unió de Botiguers de Cambrils, Enrique Arce.

Cambrils
Imagen virtual de la avenida Baix Camp cuando desaparezca el puente de la N-340.

Por otra parte, Iván Sanz, de Assemblea Cambrils, ha anunciado en las redes que la previsión de inicio de obras podría ser en julio provocando un escenario de conflictividad con el sector turístico de la ciudad. Y Oliver Klein, de Nou Moviment Ciutadà (NMC) asegura que «pensamos que el tiempo se les ha echado encima al gobierno local, puesto que era una obra preparada desde la anterior legislatura. Nos preocupa tanto el verano como el tiempo que se puede alargar la obra si no se planifica bien y no se cumplen los plazos fijados».

La remodelación de la avenida tiene tres grandes actuaciones, derribar la mole de cemento (el puente actual), construir otro  por encima de la Riera d’Alforja que no divida la ciudad y reordenar el espacio resultante en la avenida Baix Camp.

Durante la última semana de abril ya se firmó el acta de comprobación de replanteo, lo que significa que oficialmente las obras ya están en marcha y tienen un plazo de un año para terminarlas.

Con este calendario en la mano, fuente del Ayuntamiento han explicado que «la previsión es a principios de julio pero hay trámites administrativos previos y no se puede concretar. Primero se empezará con la reordenación del entorno y después, la demolición y construcción del nuevo puente».

Temas

Comentarios

Lea También