Más de Costa

Nuevo impuesto de emisiones: «Tengo que pagar por coches que pasan el año bajo una lona»

Un coleccionista critica un impuesto que castiga a quien no puede cambiar de coche

JOSÉ M. BASELGA

Whatsapp
De la Torre tiene muchos de sus coches bajo una lona porque sólo los usa en exhibiciones.  FOTO:  DT

De la Torre tiene muchos de sus coches bajo una lona porque sólo los usa en exhibiciones. FOTO: DT

Joan Carles De la Torre, de El Vendrell, es un apasionado del motor. Fue mecánico y tiene pasión por los vehículos de los 60, 70 y 80. Entre motos y coches puede tener mas de 30.

«Pero hay mucha chatarra. Alguna Vespino o Mobilette que compré para tener piezas de recambio... De hecho, hay vehículos que están de baja temporal».

Como todos los titulares de algún vehículo en Catalunya, De la Torre soportará un nuevo impuesto de la Generalitat que grava las emisiones de dióxido de carbono (CO2). A pesar de que muchos de los que tiene sólo salen a la carretera un par de veces al año.

Es un impuesto que sólo se aplicará en Catalunya y que grava a los titulares de vehículos. Y por los criterios de aplicación genera gran controversia. Todos los vehículos desde 2016 ya tienen reflejadas en su permiso de circulación las emisiones de CO2 declaradas por el fabricante. Es en función de estas emisiones y según una escala que se aplicará el impuesto.

La edad

Pero, ¿qué pasa con los anteriores a esa fecha? La variable de la antigüedad es la que irrita a los propietarios de coches con más años, que suelen ser quienes no pueden cambiarse el vehículo y alargan su vida útil. La variable de la antigüedad penaliza al vehículo ya que cada año pagarán más.

Los críticos con el impuesto señalan que supone un agravio ya que no penaliza las emisiones, sino el tener un vehículo. En este sentido, pagará más un coche con 20 años que sólo sale a la carretera un par de veces al año y tiene pocos centímetros cúbicos que otro de cinco años que circula a diario con mayor potencia.

«Si se quiere penalizar las emisiones hay sistemas como un impuesto al combustible. Además de que con el impuesto de matriculación ya se paga por emisiones de CO2», señala De la Torre.

Un agravio

Él tiene varios vehículos bajo una lona todo el año. «Pero por ellos debo pagar un impuesto, ya que la Generalitat considera que los puedo usar». Por supuesto, añade, los coches oficiales de cualquier administración están exentos. «Tampoco se dice nada de barcos o aviones. Y los coches de turistas y de fuera de Catalunya tampoco pagan, aunque circulen por el territorio».

Con la fórmula, dos vehículos iguales pagarán el mismo impuesto aunque uno realice menos kilómetros que el otro. «Supone un agravio por no uso. Si se busca penalizar las emisiones, que se haga gravando los combustibles. Así pagarán los que más utilicen los vehículos y emitan más CO2». De la Torre, como muchos apasionados de los coches clásicos, teme tener que desprenderse de su afición. «No todos somos ricos. Ya nos cuesta mucho como para que nos castiguen».

El impuesto estaba previsto para 2020, según el cálculo de emisiones de 2019, pero la situación de pandemia lo ha aplazado. La Generalitat recaudará 75 millones el primer año y 155 los siguientes. El dinero debe invertirse en políticas ambientales, pero no se han precisado.

El Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya, que agrupa a los principales sindicatos y patronales, pide a la Generalitat que revise el impuesto y lo incorpore dentro de otros tributos ya que consideran que como está planteado no garantiza el cumplimiento del objetivo que motiva su creación». El nuevo impuesto afecta a 4,1 millones de vehículos y 2,1 millones de contribuyentes que en breve empezarán a recibir la carta.

La carta

El nuevo impuesto estaba previsto para 2020, según el cálculo de emisiones de 2019, pero la situación de pandemia lo ha aplazado.   Este año comenzará a aplicarse, según las emisiones de 2020. 

Noticias relacionadas:

Temas

Comentarios

Lea También