Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tensión en la playa de Calafell entre bañistas y navegantes de patín

El Ayuntamiento habilita una zona para la salida de las barcas y pide cordura a las partes para utilizar el espacio público

José M. Baselga

Whatsapp
Una señalización ya indica que hay un espacio delimitado para la salida de barcas. Foto: JMB

Una señalización ya indica que hay un espacio delimitado para la salida de barcas. Foto: JMB

En los últimos días en la playa de Calafell ha habido varios episodios de tensión entre algunos bañistas y navegantes de patín catalán, una embarcación muy arraigada en la localidad y que la entidad Patí Català Calafell pretende impulsar incluso en las escuelas.

La ocupación de espacio de playa para varadero de esas barcas ha levantado la queja de algunos bañistas, que consideran se les ha recortado espacio para tomar el sol y bañarse. Así, como protesta colocaban sus sillas y sombrillas delante de la zona de las barcas, lo que ha generado enfrentamientos.

En el pasado pleno el grupo de CiU, en la oposición, alertó que «se está generando un conflicto grave» y avisó de amenazas de los bañistas a los navegantes al estilo «te quitaré el corazón y me lo comeré». Todo en un clima de tensión que de momento no ha pasado de ser verbal.

Canal de salida

El concejal Josep Parera explicó que se ha acordado balizar un tramo de playa para la salida y entrada de barcas con el objetivo de evitar molestias, pero pidió a las partes que se respetase. El alcalde Ramon Ferré señaló haber hablado con las partes y dijo que se está buscando una solución.

Ferré respondía también así a la protesta de algunos vecinos de un edificio de primera línea que se quejan de la presencia del varadero de patines frente a sus casas. Consideran que además de afectarles a la vista del mar, comporta molestias.

Parera reconoce que la playa ha perdido anchura y los patines ocupan espacio a lo largo, pero que en todo caso tienen autorización del Ayuntamiento y que se realizan controles para verificar que cumplen.

Sin embargo, los vecinos mantienen unos carteles en los balcones con carteles que rezan ‘Patines no, playas sí’. Mientras, los navegantes niegan cualquier tipo de molestia, ya que únicamente están varadas las barcas y sólo hay una caseta que sirve de almacén pero no se genera ningún tipo de actividad ni concentración.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También