Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tintín en El Vendrell

El vecino Joan Ferret, apasionado del personaje de Hergé, monta una exposición que recrea en vitrinas las principales aventuras del popular viajero con sus compañeros inseparables

José M. Baselga

Whatsapp
Joan Ferret monta una de las vitrinas sobre los capítulos que Hergé dedico a los viajes de Tintín a la luna. Ferret considera que el autor fue un avanzado y plasmó muchas cosas que han acabado pasando. Foto: FERVE

Joan Ferret monta una de las vitrinas sobre los capítulos que Hergé dedico a los viajes de Tintín a la luna. Ferret considera que el autor fue un avanzado y plasmó muchas cosas que han acabado pasando. Foto: FERVE

Están todos. El profesor Tornasol, el científico despistado presente en muchas de las aventuras. Y el capitán Haddock, el viejo lobo de mar rudo y de buen corazón, inseparable de Tintín y que es su contrapunto. Y el perro Milú, el fox terrier blanco amante del whisky y que no habla, pero cuyos pensamientos son sentencias.

El vecino de El Vendrell Joan Ferret ha abierto una exposición sobre Tintín, el célebre personaje de cómic que Georges Remi, mundialmente conocido como Hergé, inmortalizó en 1929 en las páginas del periódico belga Le Vingtième Siècle cuando el rotativo quiso crear un suplemento infantil.

Y casi desde el inicio del personaje, Joan Ferret ya se apasionó por Tintín. Ahora Ferret quiere rendir homenaje al que define como «el amigo que me hizo descubrir la pasión por viajar, por conocer y por tener aventuras en muchos lugares del mundo. Pero también por leer».

En Ferve

En las instalaciones de su empresa Ferve de El Vendrell ha creado un pequeño museo sobre el mundo de Tintín en el que destacan las reproducciones en vitrinas con escenas de los principales libros y sus célebres protagonistas. Durante años Joan Ferret ya había creado vitrinas con los mínimos detalles sobre el mundo de la automoción, otra de sus pasiones. En esas cajas ha reproducido talleres y boxes que han llegado a pilotos de Fórmula 1 y a los dueños de las principales marcas mundiales del motor.

Del Congo a la luna

Esa pericia le ha valido para crear ahora las vitrinas sobre Tintín. En la luna, en la ópera, en el Oeste, en el Congo... «Están las que más me han gustado», explica el coleccionista.

En la muestra también presenta todos los libros que Hergé escribió, los dibujos que ha pintado el propio Ferret, una muestra de los coches que han ido apareciendo en los diferentes capítulos y las historias de los personajes de la serie.

«Sobre todo pretendo que la muestra sea un punto de encuentro de los amigos de Tintín, que somos muchos», explica Ferret. «En Tarragona hay grandes seguidores».

Desde que se ha sabido de la creación de la exposición en El Vendrell «son muchos los que quieren venir a verla para estar en un entorno de Tintín y de todos sus personajes».

Bianca Castafiore

Como los Hernández y Fernández, la pareja de policías idénticos y reconocidos por su bigote, bombín y bastón, patosos y amantes de los disfraces. O a la cantante italiana de ópera Bianca Castafiore. Precisamente la única mujer que tiene un cierto protagonismo en la saga.

Porque el mundo Tintín no ha estado exento de polémica en sus años. Las acusaciones de colonialismo por la forma de presentar a los protagonistas de las aventuras en el Congo a la misoginia por esa ausencia del protagonismo de la mujer en los relatos e incluso de fascismo.

Pero todas esas acusaciones llegaron a medida que avanzaban los años y se reeditaban los volúmenes en un contexto socialmente diferente, como llegó a argumentar el propio Hergé. De no ser así no hubiese llegado a publicarse en hasta 70 lenguas. Tintín ha hablado desde catalán y euskera a hebreo, esperanto, árabe, indonesio, chino, japonés, malayo o mongol. Ferret también intenta hacerse con algunas ediciones de los países a los que viaja.

Ojos de niño

Joan Ferret señala que a ojos de niños los libros presentaban aventuras en mundos desconocidos y que en ellos pasaban historias extraordinarias. «La muestra presenta esa faceta de la ilusión que despertaba en muchos».

La afición del vecino de El Vendrell por Tintín es conocida en la localidad. Son muchos los que tienen uno de los dibujos de Ferret con protagonistas de Hergé. «¿Mi preferido? además de Tintín, yo soy muy de Milú. Es un personaje muy vivo. Y casi tan conocido como el ratón Mickey», explica Ferret.

Con esa ilusión Ferret viajó hasta la localidad de Lovaina La Nueva, en Bélgica, para adquirir piezas para su colección. «Hay una gran afición a nivel mundial por Tintín». El vecino se quedó con las ganas de un muñeco del personaje a tamaño real. Lee y relee una y otra vez los libros que ha dejado para la historia Hergé.

Otras exposiciones

La muestra ya puede visitarse en las instalaciones de la empresa Ferve de El Vendrell, donde Joan Ferret ha montado otras exposiciones y donde pueden verse algunos de sus inventos, como el primer coche eléctrico.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También