Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Torredembarra aprueba unos presupuestos de casi 22 millones para este 2018

Solo votó a favor el equipo de Gobierno y Avui Democràcia fue la única abstención 

Carmina Marsinach

Whatsapp
Un momento del pleno extraordinario que ayer aprobó los presupuestos para este 2018. FOTO: PERE FERRÉ

Un momento del pleno extraordinario que ayer aprobó los presupuestos para este 2018. FOTO: PERE FERRÉ

El Ayuntamiento de Torredembarra aprobó ayer unos presupuestos de 21.669.555 millones de euros para este 2018. Lo hizo con tan solo los votos a favor del equipo de Gobierno, Esquerra Republicana (4), Partit Socialista (3) y Alternativa Baix Gaià (2). Votaron en contra Ciutadans (3), Partit Demòcrata i Unió (2), PP (1) y la CUP (1), mientras que Avui Democracia optó por la abstención.

El consistorio ha aumentado este año el presupuesto en casi un millón de euros. Según el concejal de Hisenda, Josep M. Guasch, se debe en parte a la revisión del catastro en 2017 que constató que alrededor de 500 viviendas no tenían las propiedades al día. Esto supondrá una entrada extraordinaria de dinero proveniente del Impuesto de Bienes Inmuebles correspondiente al período 2014-2017, una cifra que asciende a 420.000 euros. A partir de 2018 cada año se ingresarán 105.000 euros más que hasta ahora. 

El consistorio prevé destinar 976.901,12 euros a inversiones. De entre las actuaciones planteadas destaca la partida destinada a la mejora de la vía pública que asciende a 511.513,80 euros. Desde el Ayuntamiento se hizo hincapié en la reducción del endeudamiento que a finales de año prevén que pase del 67% al 58,5%. También remarcaron que durante su mandato el IBI ha descendido 5,5 puntos. 

Críticas de la oposición

Durante el pleno extraordinario de ayer, los partidos de la oposición coincidieron en criticar que no fueran unos presupuestos participativos y que la mayoría de sus propuestas «no se han tenido en cuenta». 

Según el alcalde Eduard Rovira, todas las actuaciones previstas son de carácter urgente y eso ha «impedido» hacer una propuesta participativa de estas cuentas. Si las leyes de presupuestos del Estado lo permiten, el consistorio prevé hacer una consulta ciudadana para saber que es lo que los vecinos quieren hacer con el remanente positivo del 2017, una cifra que aún no se conoce. 

Desde Ciutadans, el principal partido de la oposición, creen que se trata de unos presupuestos «ahogadas» con una inversión «prácticamente nula». Su portavoz, Toni Cruz cree son unas cuentas «de cara a la galería» con la mirada puesta en las elecciones. 

Para el Partit Demòcrata i Unió estos son unos presupuestos que «no tienen proyecto ni rumbo». Su portavoz, Joel Navas, destacó que el actual Gobierno «no sabe que Torredembarra quiere en el futuro». 

Por su parte, Núria Gómez del PP, explicó que no cree que sean «unos presupuestos idóneos para la ciudad» y que «no han contemplado ningún gran proyecto». También reprochó al equipo de Gobierno que se podría haber rebajado más la presión fiscal y que le parecía «poco el dinero destinado en obra pública». 

El concejal de la CUP, Toni Sacristán, calificó los presupuestos como unas cuentas «continuistas y técnicas donde no se ve un proyecto político». Criticó también que una de las partidas más grandes fuera para la deuda ya que considera que hay «necesidades sociales» más importantes antes que el pago del endeudamiento. 

Finalmente, desde Avui Democràcia, Rosa M. Guasch, tiene la sensación de que con el anunció de obras en la vía pública se está empezando a «poner toda la carne en el asador porque se acercan las elecciones». Lamentó que no se haya aceptado su propuesta de ayuda al pago de l’IBI o que «se descuide el patrimonio».  

Temas

Comentarios

Lea También