Más de Costa

Torredembarra dejará en manos de los vecinos la recolocación de Alfa i Omega

El Ayuntamiento busca una empresa especializada para reactivar la consulta popular, aplazada por el coronavirus

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de archivo del monumento escultórico de Torredembarra. Actualmente ya no está.

Imagen de archivo del monumento escultórico de Torredembarra. Actualmente ya no está.

Este próximo verano se cumplirá tres años de la retirada forzosa del colosal monumento Alfa i Omega de la playa de Torredembarra. Se trataba de una escultura metálica de 10 metros de altura, casi cinco de anchura y unas diez toneladas de peso erigida en 1999 con motivo del 20 aniversario de los ayuntamietos democráticos catalanes. El encargo lo asumió el artista Rafael Bartolozzi. 

El salitre y la humedad hicieron mella durante los casi 20 años de presencia de la imagen icónica en el litoral torrense. Una vez retirada, en junio de 2018, se generó el debate sobre qué debía colocarse encima del bloque de hormigón donde se asentaba el monumento de Bartolozzi. Antes de Alfa i Omega la base con una estructura piramidal metálica se utilizó para amarrar embarcaciones de gran calado; estuvo vigente desde 1962 hasta la década de los 90 del siglo pasado.

La pandemia de la Covid-19 dejó el debate a medias sobre qué monumento debía presidir el espacio del ya desmontado Alfa i Omega. Estaba claro que el Bloc (así se le conoce en la ciudad) de hormigón requería de un trabajo de restauración previa sin discusión, para luego consensuar el monumento que se erigirá.

El Ayuntamiento de Torredembarra tramitó el proyecto y lo adjudició. Fuentes municipales explican que se está pendiente de que puedan iniciarse las obras en el Bloc este año. 

La empresa Draser Europa ganó el concurso público. La obra se adjudicó por 80.252,16 euros. Los trabajos consisten en revestir con hormigón la actual estructura fuera y dentro del agua. Para ello, la firma deberá contar con un equipo de buzos habilitados profesionalmente y con experiencia para trabajar en el fondo del mar.

Participación 

Una vez el Bloc esté asentado y la restauración terminada (las obras durarán unas seis semanas), se deberá decidir qué se coloca encima. Y para ello, la segunda parte del proyecto lo decidirá la ciudadanía. Pocos días antes del Estado de Alarma, en marzo del pasado año, el Ayuntamiento planteó dos opciones que los torrenses deberían votar. 

Por una parte, levantar una réplica de Alfa i Omega con el tamaño de la original, pero usando materiales más resistentes al entorno marino. El coste ascendería a los 120.000 euros.
Por otro lado, se podía volver a 1962, cuando encima del Bloc se levantó una pirámide metálica para varar embarcaciones con un sistema de poleas. Esta opción más económica, de 30.000 euros, ahora ya no tendría un uso pesquero (hay puerto en la ciudad desde 1993), sino simbólico del porqué se usó esta plataforma de rocas y se habilitó el Bloc a mediados del siglo pasado.

«El Departament de Participació Ciutadana del Ayuntamiento de Torredembarra trabaja para realizar este proceso participativo», explican fuentes municipales. Antes de la Covid-19, los plazos estimados era hacer la consulta en el primer semestre de 2020. Ahora, el consistorio está buscando una empresa para llevar a cabo esta función.

La consulta, a pesar de la situación sanitaria se reanudan con la confianza de que se pueda habilitar un proceso participativo y conocer qué monumento prefieren los torrenses en el Bloc.

Temas

Comentarios

Lea También