Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Torredembarra quiere declarar Muntanyans II zona protegida

El consistorio no aprueba la propuesta de imposibilitar la edificación allí 'por imperativo legal', pero tampoco 'quiere' que se construya nada

Esther Figueroa

Whatsapp
El espacio Muntanyans II tiene algunas partes urbanizadas por el anterior proyecto.  Foto: LLUÍS MILIÁN/DT

El espacio Muntanyans II tiene algunas partes urbanizadas por el anterior proyecto. Foto: LLUÍS MILIÁN/DT

El pleno municipal de Torredembarra aprobó ayer por unanimidad estudiar que Muntanyans II sea considerado zona protegida. No obstante, rechazó imposibilitar por imperativo legal judicial que se pueda edificar allí, como pedían los grupos en la oposición de Ciudadanos, Partido Popular y Avui Democràcia. La Sareb, propietaria de los terrenos, ha presentado un anteproyecto para construir 550 viviendas allí, que el Ayuntamiento ha enviado al Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat para seguir los procedimientos «técnicos y legales».

A pesar de que todos los grupos municipales se mostraron ayer en contra de que se edifique en Muntanyans II – como marca la sentencia del Tribunal Supremo del 20 de abril de 2014–, no se pusieron de acuerdo para aprobar la imposibilidad de que se construya por disparidad de criterios. La concejal de Urbanismo, Clara Solivellas, mostró la postura del gobierno municipal argumentando que la votación es una «tontería» porque el Pla Parcial ya no tiene vigencia, no existe, por sentencias posteriores que lo anularon. Dentro de esta línea, Solivellas remarcó que no es que no se pueda edificar nunca más en la zona, sino que «no se puede construir según ese Pla Parcial que ya no existe».

Los tres partidos que forzaron el pleno explicaron, por su parte, que se unieron mediante una propuesta de la plataforma Salvem Els Muntanyans, que ha recogido 5.000 firmas en contra de la edificación en el espacio natural. El concejal de Ciudadanos, Toni Cruz, defendió que ellos creen que tienen que dar voz a esta entidad porque lo que quieren es «lo que piden muchos ciudadanos de Torredembarra». Siguiendo este discurso, la concejal de Avui Democràcia, Rosa Maria Guasch, sentenció: «No queremos que se construya en Muntanyans II y lucharemos y nos pondremos de lado de los ciudadanos». Además, añade que quieren que «se solucione este tema para siempre».

Toni Sacristan, de la CUP, expresó que se encuentran en el medio por la falta de acciones por parte del gobierno –aspecto que también destacó Núria Gómez (PP) al afirmar que el gobierno no le da «ninguna salida» al tema– y el oportunismo de la oposición. También dictaminó que la propuesta de SAREB era una «burla» al Ayuntamiento porque no se puede edificar en una zona edificable según la ley de urbanismo de Catalunya.

Alternativa Baix Gaià, con Lluís Suñé como representante, defendió al gobierno actual justificando que es «el primer gobierno que ha dicho que no quiere edificar». En relación con esto, el concejal de Ensenyament, Jordi Solé, explicó que se está trabajando en este tema y que el gobierno confesó hace tiempo que no querían construir. Este aspecto fue apoyado por Núria Batet (ERC) que manifestó: «Siempre hemos estado abiertos como gobierno».

Por su parte, Anna Magrinyà de CiU pidió prudencia sobre este aspecto porque llevarlo a los extremos puede provocar que el Ayuntamiento deba pagar indemnizaciones millonarias por importe aproximado de 40 millones de euros si las cosas no se hacen bajo un marco legal correcto.

Dos enmiendas

El otro punto del día presentaba la iniciación de los trámites necesarios para declarar Muntanyans II como «zona protegida» para que no se pueda edificar. El equipo de gobierno actual presentó una enmienda para modificar la propuesta para hacerla correcta técnicamente. A esta se le sumó otra de CiU, que propuso que se lleve a cabo un plan que recupere «el espacio entre la playa de Torredembarra y la de Els Muntanyans». Después de la intervención de todos los partidos políticos, se aprobó la propuesta –las dos enmiendas incluidas– por unanimidad.

El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira (ERC), recriminó que no era necesario hacer un pleno extraordinario cuando ya se había propuesto hacer una reunión en septiembre. Además, secundó la postura del gobierno expresando que «de cara al futuro, Els Muntanyans pueden ser un gran atractivo turístico», así que es esencial presenciarlos con todas las armas que se tengan al alcance.

En el pleno no solo se debatieron aspectos respectivos a Els Muntanyans, sino que también tuvo parte la defensa por parte de los tres grupos demandantes de la sesión por las críticas recibidas por el equipo de gobierno, que ve esto como un «pleno propagandístico», tal y como recriminó Jordi Solé. Cruz, Guasch y Gómez defendieron que esto no es una campaña para ganar votos ni para cobrar más, sino que quieren «lo mejor para Torredembarra», dijo Gómez.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También