Más de Costa

Torredembarra quiere disponer de la seguridad privada a pesar de duplicar la plantilla de la Policía Local

La idea del alcalde Eduard Rovira es de activar esta opción en tareas que requieran mucho personal y siempre bajo la supervisión policial

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: Anna Fusté-Aj. Torredembarra

FOTO: Anna Fusté-Aj. Torredembarra

Torredembarra incorpora desde este febrero y de forma gradual a 15 agentes para duplicar la actual plantilla, que quedó muy mermada desde 2018 por varios motivos. Durante estos dos años, una de las ideas que se planteó para reforzar la seguridad de la ciudad era la posibilidad de contar con ayuda del sector privado en aquellos eventos que pudieran reducir la carga de trabajo de la plantilla, mermada por el goteo de bajas que se produjo en estos años. Todo ello sin dejar de reclamar más presencia de Mossos d’Esquadra, que este año deberían estrenar nueva comisaría.

La idea empezó a tomar forma en una junta local de seguridad de septiembre de 2019 y se iniciaron los trámites para que la opción de reforzar con seguridad privada las tareas de la Policía Local contantan con el beneplácito de la Generalitat, autoridad competente en este ámbito.

Durante el último trimestre de 2019 y 2020, la solicitud se tramitó y ahora explica el alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira, «estamos a la espera de que nos contesten a la solicitud».

Sin embargo, la situación de los últimos años contrasta con la que empieza a viisualizarse este 2021. Este mes de febrero, la Policía Local ha empezado a reforzarse. El objetivo es que la plantilla pase a tener 33 agentes, 15 más de los que disponía. El aumento de la plantilla se ha hecho ante la falta de recursos humanos que tenía el cuerpo de seguridad local. Y además de los agentes, la Policía Local también refuerza la estructura de comandamientos para tener una dimensión acorde a una ciudad de 17.000 habitantes.

Aún así, explica el alcalde torrense «no renunciamos a tener esta carta de la contratación de la seguridad privada. Si la Generalitat nos autoriza, siempre podemos jugar esta baza cuando los recursos requeridos sobrepasen nuestra capacidad». La opción de la seguridad privada antes de la aparición de la pandemina de la Covid-19 tenía funciones muy claras de apoyo policial dirigidas básicamente al control de accesos en actos masivos (conciertos, fiestas...).

Ahora, pero, con la Covid-19 estas concentraciones de gente están aparcadas temporalmente, por lo que las funciones que desempeñarían estos agentes de seguridad privada podrían ser de vigilancias en ciertos puntos de la ciudad y coordinados con la Policía Local en caso de detectar posibles hechos delictivos.

Eduard Rovira admite que si la Generalitat concede esta opción al municipio, la fórmula para contar con la seguridad privada puede ser de dos formas: o bien en una contratación puntual o bien abrir un concurso público para adjudicar los trabajos a una empresa y trabajar con ella cuando la situación lo requiera.

Temas

Comentarios

Lea También