Tregua de horas en el bloqueo de las naves de Saint Gobain de Bellvei a cambio de negociación

Este domingo los trabajadores han dejado cargar tres camiones, pero el lunes vuelve el blindaje

José M. Baselga

Whatsapp
Los trabajadores dejaron cargar los camiones.

Los trabajadores dejaron cargar los camiones.

Tres camiones esperaban en la mañana de este domingo en las puertas de las naves logísticas de Saint Gobain de Bellvei para cargar material. Diferentes empresas del sector automovilístico esperaban el material de lunas y parabrisas para disponer de existencias.

Sin embargo los trabajadores de Saint Gobain llevan días a las puertas de esas naves para impedir que carguen camiones como presión ante el anuncio de cierre del horno de Glass de L’Arboç.

Este domingo en un primer momento se negaron a la entrada de los camiones a las naves, que tienen bloqueadas con sus vehículos. Hasta la zona llegaron hasta cuatro patrullas de Mossos d’Esquadra.

Reunión a las puertas de las naves.

Finalmente los trabajadores han optado por un gesto y han aceptado que los trailers pudiesen cargar. Pero han exigido, y logrado, compromisos de un encuentro con altos directivos de Saint Gobain.

A cambio de permitir la carga de los camiones este domingo han planteado, además de la reunión con la dirección de la empresa, que no habría patrullas de Mossos y que durante todo el día no se cargase más material.

Sólo el domingo

Tras una reunión en la nave de almacenaje han acordado permitir la carga. Aunque señalan que ese gesto es sólo para este domingo. El lunes volverán a bloquear las naves y ya no permitirán más carga de vidrio. Vuelven  así al punto cero en las naves logísticas.

Las protestas se van a mantener con el único objetivo de reconstruir el horno de Glass que la empresa quiere finiquitar. Los trabajadores señalan que todavía tiene una vida útil de un año y medio. En ese tiempo, además de mantener la producción, se quiere negociar una solución para la planta.

La fábrica de L'Arboç.


Porque explican que una reparación del horno de Glass, que tendría un coste de unos 10 millones de euros, permitiría 20 años de actividad salvando muchos empleos y la continuidad de la división de Sekurit en la misma planta de L’Arboç.

En la fábrica la división de Glass elabora vidrio para la de Sekurit, que trabaja para el sector del automóvil. La compañía dice que ha caído la demanda y que ese sector es inestable. Los trabajadores replican que la planta aporta beneficios de 10,5 millones y que el sector se está recuperando.

Los ayuntamiento de la comarca apoyan a las reivindicaciones para mantener la actividad de Saint Gobain de L’Arboç ya que el cierre amenaza a la comarca que lidera el desempleo en Catalunya. Han pedido ayuda a los gobiernos de la Generalitat y al Central para salvar la fábrica.

Noticias relacionadas:

30 días decisivos para salvar Saint Gobain de L'Arboç

La plantilla de Saint Gobain de L'Arboç mantiene el pulso para evitar el cierre de la división de Glass de la fábrica. Pero la empresa sigue enconada en una decisión que afecta de manera directa a 122 trabajadores y torpedea en la línea de flotación del empleo en el Baix Penedès, que lidera en Catalunya la tasa de desempleo.

Temas

Comentarios

Lea También