Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tres alunizajes con la misma furgoneta en Altafulla, El Vendrell y Roda de Berà

Los autores dejaron el vehículo en la gasolinera situada cerca de la N-340 y se marcharon con dos coches, que abandonaron con el motor encendido en Torredembarra. Se sabe que son cuatro personas, pero siguen en paradero desconocido.

Jordi Cabré

Whatsapp
El primer alunizaje se perpetró en este taller mecánico de Altafulla. FOTO: Google

El primer alunizaje se perpetró en este taller mecánico de Altafulla. FOTO: Google

Tres robos con fuerza usando el método del alunizaje (encastar un vehículo contra un establecimiento), tres coches robados, una furgoneta y dos turismos y una huida a pie sin rastro de los cuatro sospechosos. 

Estos son los ingredientes de la madrugada del martes 11 de febrero en las localidades de Altafulla, El Vendrell, Roda de Berà y Torredembarra. Los delincuentes llevaron de cabeza a Mossos d'Esquadra y a las policías locales de estas ciudades del Tarragonès y Baix Penedes. A fecha de hoy miércoles, 12 de febrero,, la investigación sigue abierta y sin detenidos. Parece ser que no hubo botín y sí muchos daños materiales que deberán reponer las empresas y negocios afectados.

La furgoneta blanca, con un portabicicletas en el techo, iniciaba su andadura delictiva en Altafulla. Minutos después de la medianoche del munes 10 al martes 11 de febrero la furgoneta rompía la persiana metálica de un taller mecánico situado en la calle Caïd Ismail. Tres de los cuatro ocupantes se posicionaron en la calle para vigilar la posible llegada de Policía Local y Mossos mientras que un cuarto entraba en el agujero creado en la puerta para acceder a su interior.

Las cámaras de seguridad observaron a una persona registrando la oficina del taller y saliendo a toda prisa del local. Su propietario acudió a la alerta junto a patrullas de la Policía Local y de Mossos. 

Los autores lograron huir por segundos de la Policía Local, que vio una furgoneta blanca que se marchaba, pero ellos iban hacia la puerta del taller (cuando todavía no se sabía si tenía relación con el robo con fuerza). El propietario del local ha reconocido que no faltaba nada del taller y que se tuvo que reparar d eurgencia la puerta para poder trabajar de nuevo al día siguiente.

Mientras se avisaba a otros cuerpos de seguridad del alunizaje de Altafulla, la misma furgoneta irrumpía con el mismo método en el bar de la estación de autobuses de El Vendrell.

Empotran una furgoneta en el bar de la estación de buses de El Vendrell para robar

El fuerte estruendo en la madrugada de este martes alarmó a los vecinos del edificio bajo el que está la estación de autobuses de El Vendrell. Al salir a los balcones los vecinos observaron como una furgoneta se había empotrado contra el bar de la estación.

Del bar de la capital del Baix Penedès se desplazaron a toda velocidad por la N-340 hasta Roda de Berà, donde el tercer alunizaje de la madrugada se perpetraba en la gasolinera de la calle Vallespir, calle paralela a la N-340, poco antes de las 2.30 horas.

El coche se encastó en la cristalera de la tienda de la gasolinera de Roda de Berà. FOTO: Google

Los ladrones encastaron el coche dando marcha atrás y aprovecharon la rotura de los cristales para entrar. Fuentes de la investigación no han explicado si los autores se llevaron algo, principalmente dinero de la caja registradora.

A la llegada de Mossos y Policía Local de Roda de Berà, la furgoneta seguía con el motor en marcha, pero no había ni rastro de los delincuentes, que hab´rian robado dos coches para huir en dirección a Torredembarra.

Las patrullas siguieron persiguiendo a los ladrones, mientras otras unidades se encargaban de avisar a los responsables de la gasolinera y hacer un inventario de lo que pudiera faltar, además de cuantificar daños y sacar huellas.

Última parada antes de la desaparición

Poco después de las 4 de la madrugada, una alarma saltaba en la calle Pere Badia de Torredembarra. La panadería de esta calle torrense era el objetivo de tres personas, según las informaciones que han confirmado fuentes de la investigación al Diari.

En la panadería, un coche en marcha sin ocupantes y por la calle Ferran de Querol tres sombras de tres individuos que desaparecían. Más tarde se conectaría este coche con los tres alunizajes, puesto que era un vehículo robado y que había sido puenteado para poder circular con él.

Otro coche con un solo ocupante circularía en contradirección por una calle torrense para huir del lugar y más tarde se abandonaría en otro punto de la ciudad. Ambos hab´rian sido utilizados por los cuatro sospechosos de los tres alunizajes perpetrados en menos de 3 horas en tres ciudades del Baix Gaià.

Los dos turismos, confiscados por la Policía Local y puestos en manos de Mossos, podrían contener pistas sobre los autores de estos alunizajes. Al igual que la furgoneta, que también habría sido robada y puenteada para cometer los robos con fuerza. De momento, la investigación está abierta y pendiente d epoder identificar a los cuatro individuos.

Temas

Comentarios

Lea También