Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tres policías de Torredembarra paralizan varios trenes para salvar a un perro herido que cayó a las vías

El animal cayó desde un camino elevado que carece de protección. Los vecinos denuncian el riesgo para los niños

José M. Baselga

Whatsapp
Tres policías de Torredembarra paralizan varios trenes para salvar a un perro herido que cayó a las vías

Tres policías de Torredembarra paralizan varios trenes para salvar a un perro herido que cayó a las vías

Agentes de la Policía Local de Torredembarra tuvieron que parar la circulación de trenes para poder rescatar a un perro que se había precipitado a las vías desde una altura de unos 10 metros al no haber una valla que evitase riesgos de caída.

El animal fue recogido de las vías con vida pero con grandes heridas y tuvo que ser sacrificado pocas horas después. El accidente ha revelado el riesgo que hay en un tramo de camino que transcurre elevado junto a las vías en la localidad y que es muy usado por caminantes y personas que van en bicicleta.

El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira, ha explicado que se revisará la zona para determinar si es responsabilidad del gestor ferroviario Adif vallar ese tramo de camino de tierra que cuelga sobre las vías. Para acceder al camino hay una cadena pero permanentemente está en el suelo.

El suceso con el perro, un ejemplar de raza Beagle cuyos dueños eran una pareja alemana de vacaciones y que paseaba por la zona, ocurrió el pasado día 18. El animal iba atado pero se soltó para perseguir a un gato y cayó desde lo alto del muro quedando mal herido entre las vías.

Aviso rápido

La policía local Susana regulaba en ese momento el tráfico a la entrada del colegio L’Antina junto a su compañero Joan. Recibieron el aviso de que acudieran hasta el punto donde había caído el animal. Llegaron en pocos minutos y junto a los propietarios del animal ya había miembros de la protectora Torrecat y un joven profesor de la hípica de la localidad.

«No podíamos bajar por la altura y porque había tráfico de trenes», explica Susana. Se dio aviso al cabo de la Policía Local, Diego, que estaba de servicio para que alertase al gestor ferroviario de que había un animal vivo en el trazado férreo con el objetivo de que los trenes aminorasen su marcha y evitar también un posible accidente ferroviario.

Pero había que rescatar al animal con urgencia que agonizaba entre las vías. La única solución fue que agentes de policía y una veterinaria de la clínica Gat i Gos de Torredembarra entrasen a las vías por las estación y caminasen los casi dos kilómetros por los raíles hasta llegar al punto donde estaba el animal. Junto a ellos pasaron diversos trenes.

Señales a los trenes

La agente Susana permaneció en el puente bajo el que estaba el animal. Su objetivo era hacer señales a los trenes para que aminorasen la marcha porque el equipo de rescate estaba en las vías «y hay tramos muy estrechos y peligrosos». La agente destaca la colaboración del gestor ferroviario y de Adif. «Los trenes pasaban muy despacio». Pero algunos pasaban a escasos centímetros de un atemorizado animal.

La circulación de trenes finalmente paró por completo cuando los rescatadores atendían al animal. Estaba en muy mal estado, pero había que sacarlo de las vías. Policías, veterinario y personal de Torrescat tuvieron que volver a recorrer el trazado par llegar a la estación. La veterinaria de Gat i Gos de Torredembarra atendió al animal pero horas después tuvo que ser sacrificado.

Es peligroso

La situación ha revelado un peligroso tramo de un camino muy usado por vecinos para pasear e ir en bici y que transcurre colgado sobre las vías sin ningún tipo de protección. El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira señaló que de manera inmediata se revisará la titularidad de esa finca y a quien corresponde colocar una valla para evitar más desgracias.

De hecho los primeros metros del camino están vallados, pero dejan de estarlo y la caída a las vías es de unos 10 metros de altura. Además el camino en esa zona apenas tiene un metro y medio de ancho. Es de tierra y pueden verse roderas por el paso de bicicletas o motos.

Vecinos de la zona explican que es habitual ver pasar a niños por lo que la falta de la valla es un riesgo que ha puesto de manifiesto el accidente con el perro.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También