Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tyco Brae o el rock que también se baila en la pista

La banda de Salou edita ‘Hielo’, su primer álbum, un adictivo trallazo de guitarras y electrónica, antes de llevarlo de gira por España

Raúl Cosano

Whatsapp
Álvaro (batería), Sergio (guitarra, programaciones y voz) y Andreu (guitarra) forman Tyco Brae.   Foto: DT

Álvaro (batería), Sergio (guitarra, programaciones y voz) y Andreu (guitarra) forman Tyco Brae. Foto: DT

Van con el mandamiento de ser rockeros pero bailables, de aunar loops con guitarras afiladas, de juntar electrónica sin complejos con riffs poderosos, adictivos. La coctelera Tyco Brae tampoco obvia la letra: porque narra, porque cuenta, porque traslada estados de ánimo. Ese combinado –incluyan ahí también coros épicos, letras intensas, sintetizadores pegadizos y atmósferas envolventes– se palpa en ‘Hielo’, el primer álbum de estudio de esta banda salouense de largo recorrido que, reconvertida en trío, da su primer paso discográfico de enjundia. 

El disco suena compacto y tajante, con algunas píldoras en forma de hit. «Hay temas que hemos tocado hasta la saciedad y otros que han ido cambiando, canciones que se han dejado respirar un tiempo y luego se han retomado», explica Sergio Luna, compositor, cantante y fundador de la banda. 

Un ejemplo es ‘La noche que nunca pasó’, primer single, un contagioso trallazo pop de guitarras. «Queríamos hacer pop pero que quedara bien y esa canción no terminaba de salir limpia. Al final ha quedado algo fresco y rápido, aunque con todo lo pop que es, no hay estribillo», concreta Andreu Arévalo, guitarrista y miembro desde el principio. Tyco Brae se concibe como una entente llena de feeling entre Sergio y Andreu al que después se ha sumado Álvaro Hernández (ex de Febrero) a la batería. El omnipresente músico Xavi Moreno se ha añadido casi como un miembro más, después de aportar el EQ Estudi, en Vila-seca. Allí se grabó el álbum. 

‘Errante’, que se va más allá de los siete minutos, es el corte más fetiche, un ‘in crescendo’ lleno de intensidad y emoción. «Es el tema que más miedo nos daba grabar. Era orgánico, más sin tempo, pero hemos conseguido mejorar esa sensibilidad que tiene la canción», cuenta Andreu. ‘Ácido’, ‘Entrega de armas’, ‘Miedo’ o ‘Días de delirio y calor’ son algunas de las señas de este disco, interpretado íntegramente en castellano. 

El grupo deja atrás el inglés que había usado en antiguos EPs como ‘Theory of a young star’. En la decisión hay una intención de comunicar y trascender. «El 95% de lo que escribo lo desecho. Tengo el móvil lleno de apuntes, papeles por casa con letras y una libreta con 50 páginas y no hay nada que haya usado para este disco. Cuesta mucho. Somos exigentes», indica Sergio, el letrista.  

Un trabajo con tiempo y libertad
«Todas las canciones suenan como queríamos que sonasen, no hay un arreglo por llenar, todo está hecho habiéndole dedicado tiempo. Tardas mucho más pero hemos trabajado con calma y libertad», explican. Lejos queda aquel inicio en el que el grupo adoptó y varió el nombre de Tycho Brahe, un astrónomo danés que logró celebridad antes de la invención del telescopio.  

Con esos mimbres, las referencias pueden transitar de Polock a Belako, pasando por Bastante, Viva Suecia o Grises, exponentes de ese indie con pulsiones electrónicas donde Tyco Brae quiere habitar. El grupo, que ya ha tocado  con artistas como Dorian, La Bien Querida, Ángel Stanich, Joan Miquel Oliver o The Pretty Things, se prepara para actuar por las principales ciudades de España. 

El grupo, curtido en conciertos locales, va perfilando una intensa gira de conciertos. La formación, que ha actuado en La Rioja, Murcia o Galicia, tocará el 3 de marzo en Barcelona y el 16 en Madrid. También actuará en lugares como Pamplona, Ribaforada (Navarra) o Zaragoza. 

Temas

Comentarios

Lea También