Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un abuelo de El Vendrell en estado grave tras una agresión por un coche rayado

Juan, de 79 años, recibió un codazo que le tiró al suelo y se golpeó en la cabeza, lo que le provocó un coágulo

José M. Baselga

Whatsapp
Trini acompaña a Juan en todo momento en la policlínica de El Vendrell.  Foto: JMB

Trini acompaña a Juan en todo momento en la policlínica de El Vendrell. Foto: JMB

Juan, de 79 años, sólo llora cuando se le pregunta cómo está. Tiende la mano para saludar y mira con los ojos muy abiertos. Como si no entendiera nada. Tampoco dice nada. Trini, su esposa, intenta ser fuerte. «Pero es difícil». Aunque sabe que Juan entiende. «Y sufre».

El abuelo de 79 años permanece ingresado en la policlínica de El Vendrell en un estado de pérdida de habla, memoria y sin reconocer a sus propios familiares a causa del coágulo en la cabeza que le provocó el fuerte golpe que se dio contra el suelo tras ser agredido por un joven.

La agresión fue a media mañana del 18 de septiembre en el barrio marítimo del Francàs de El Vendrell. Unos niños jugaban en la calle y un hombre les acusó de haberle rayado el coche. Entonces, según la denuncia, el hombre se encaró con uno de los pequeños. La madre del niño intercedió y, según relató a la policía, la compañera del propietario del vehículo se enzarzó con ella.

Golpe con el codo

El dueño del coche también intervino en la discusión y fue cuando Juan, de 79 años y abuelo del pequeño, que hasta entonces había seguido la escena desde el balcón de casa, bajó a la calle. Según explica su mujer, Trini, «sólo preguntó que qué pasaba. Pero recibió un fuerte golpe de codo en el pecho que le tiró al suelo». Juan perdió el equilibrio y se golpeó fuertemente en la cabeza contra el pavimento. Quedó tendido inmóvil y comenzó a sangrar de forma abundante.

Hasta la zona llegaron los equipos de emergencia, Policía Local y Mossos d’Esquadra, que se hicieron cargo del caso, pero no se practicó ningún arresto. En ese mismo momento ya se produjeron situaciones de gran tensión y los agentes de la Policía Local tuvieron que intervenir para evitar más enfrentamientos.

Pérdida de memoria

El abuelo fue trasladado de urgencia hasta el hospital de El Vendrell, donde le curaron la herida y le hicieron un reconocimiento a causa del fuerte golpe en la cabeza. Pocas horas después ya mostraba síntomas de pérdida de memoria, de habla y de no reconocer a sus familiares. Se comprobó que tenía un coágulo en la cabeza que le afectaba a su autonomía, por lo que requiere ayuda para todas las funciones.

Después de unos días en el hospital de El Vendrell, fue derivado a la policlínica, donde Juan pasa las horas y Trini empuja su silla de ruedas por la habitación y los pasillos. Tras la denuncia de la familia, el caso está pendiente de ser juzgado. Pero se está a la espera de la evolución del abuelo, ya que ahora no podría responder a ninguna pregunta para explicar qué sucedió.

De momento los médicos han explicado a la familia que la recuperación puede ser muy lenta. Y posible. Trini dice que, llegado el caso, «yo podré explicar qué pasó. Y cómo la policía me paraba a mí en lugar de detener al agresor».

Tensión en el barrio

Desde el día del suceso la tensión se ha instalado en el barrio, ya que las personas implicadas son vecinas del mismo edificio e incluso comparten el aparcamiento comunitario. Policía Local y Mossos d’Esquadra ya han tenido que acudir en diferentes ocasiones para evitar posibles enfrentamientos. «Es difícil vivir así», dice Trini.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También