Más de Costa

Un camión volcado bloquea durante 40 horas la salida de PortAventura

Ayer a mediodía se restableció el tráfico sentido València hacia la A-7 y AP-7. El conductor, detenido por alcoholemia y conducción temeraria

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
El camión quedó volcado lateralmente, invadiendo los dos carriles y el arcén.  FOTO: CEDIDADOS GRÚAS, EL DOMINGO, RETIRANDO EL CAMIÓN. FOTO: CEDIDA

El camión quedó volcado lateralmente, invadiendo los dos carriles y el arcén. FOTO: CEDIDADOS GRÚAS, EL DOMINGO, RETIRANDO EL CAMIÓN. FOTO: CEDIDA

La salida de PortAventura hacia la autovía A-7 y la autopista AP-7 estuvo cortada durante más de 40 horas sentido sur por el vuelco de un camión. Ocurrió el sábado por la noche y hasta ayer no se restableció la circulación. Los Mossos d’Esquadra detuvieron al conductor por alcoholemia –quintuplicaba el límite permitido– y por conducción temeraria –algunos usuarios habían alertado previamente que iba en zigzag–. El arrestado es un hombre de 64 años vecino de la localidad jienense de Andújar.

El accidente se produjo a las 20.40 horas en el punto kilométrico 1,800 de la carretera T-319, poco después de la bifurcación hacia la A-7 y la AP-7 para los vehículos que quieren ir dirección Barcelona o València. Al parecer, el camión iba sentido sur y se equivocó. Al llegar a la zona de las cabinas del parque temático, hizo un cambio de sentido y volcó del lado derecho. Quedó completamente perpendicular a la vía, ocupando los dos carriles y el arcén. El conductor salió ileso.

El camión transportaba 26.000 kilos de grasa animal, parte de los cuales se vertieron en la calzada, haciendo imposible la circulación ya que el asfalto resbalaba. Esta circunstancia hizo que los vehículos que salían del parque no podían ir hacia el sur y tenían que hacerlo dirección Barcelona. Varias dotaciones de bomberos se trasladaron al punto para contener el vertido. El domingo se intentó hacer el traspaso de producto a otros cisterna pero fue imposible ya que la grasa era muy espesa.

Los Mossos d’Esquadra hicieron la prueba de alcoholemia al conductor y dio primero una tasa de 0,78 y después, 0,75, por lo que quintuplicaba el límite permitido –en conductores de camiones es 0,15–. Además, presentaba síntomas de haber bebido. Cuando los agentes inspeccionaron el tacógrafo –el aparato que registra la velocidad, los descansos y el tiempo de conducción– no tenía puesto el disco correspondiente a él.

Por su parte, antes de que ocurriera el accidente, el teléfono de emergencias 112 recibió varias llamadas de usuarios que alertaban de que un camión circulaba en zigzag, por lo que además de la alcoholemia se le imputa conducción temeraria. El domingo pasó por el Juzgado de Guardia de Tarragona y no se llegó a una conformidad sobre la pena a imponer. Por ello, su caso será visto en el Juzgado de lo Penal en una fecha por determinar.

Temas

Comentarios

Lea También