Intentan linchar a policías en Torredembarra para evitar un arresto

La Policía Local pidió refuerzos a los Mossos d'Esquadra por la gravedad de la situación y por la propia integridad física puesto que el grupo de jóvenes era numeroso, violento y podían llevar armas. El origen un joven sin mascarilla y con una bolsa sospechosa que quiso huir ante la presencia d euna patrulla

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de los daños que sufrió el coche policial. FOTO: Policía Local de Torredembarra

Imagen de los daños que sufrió el coche policial. FOTO: Policía Local de Torredembarra

El arresto de un joven de 19 años en la noche del jueves en el paseo Miramar de Torredembarra pudo terminar con un linchamiento a dos agentes de la Policía Local que estaban de servicio.

Poco antes de las 21.30 horas, los agentes solicitaban refuerzo para interceptar a un joven que habían avistado por el paseo sin la mascarilla obligatoria.

Imagen del coche de la policía dañado. FOTO:  Policía Local de Torredembarra

El joven, de 19 años, se asustó ante la presencia de los agentes y corrió en sentido contrario, lanzando una bolsa de plástico del pantalón posiblemente con alguna sustancia ilegal.

La bolsa no se pudo recuperarse, por lo que no puede acreditarse el contenido de la misma. Testigos presenciales de la persecución afirmaron que la bolsa lanzada por el detenido fue recuperada por sus amigos, los que luego intentaron rescatarle y agredieron a los agentes de la policía local.

La persecución terminó en la calle Girona, pero el joven visiblemente nervioso empezó a bracear e intentar escapar de allí sin importar si golpeaba a alguien. Mientras se resistía, pidió ayuda y aparecieron otros tres jóvenes (amigos suyos) que increparon a los agentes. Estos decidieron llevarse en calidad de detenido al joven (por atentado contra la autoridad) y cuando intentaban ponerlo en el coche, los otros tres se abalanzaron para evitarlo golpeando a los agentes.

El grupo de jóvenes fue en aumento hasta llegar a la docena. El joven que habían introducido en el coche empezó a golpear la luna trasera con intención de salir de él. Los jóvenes también se encararon a los policías para «rescatar» a su amigo, dañando el vehículo policial de Torredembarra.

Ante la multitud hostil, los policías habían pedido ayuda y apareció poco después una segunda patrulla para poder dispersar al grupo y poder llevarse al arrestado hasta la comisaría. Mossos también apareció con dos patrullas para ayudar.

Gritos racistas

Durante la actuación policial, los jóvenes increparon a los agentes y les insultaron además de acusarlos de racistas, puesto que el colectivo es de origen marroquí.

Lo cierto es que el grupo había protagonizado a media tarde una pelea en la playa de la Paella, cerca de las rocas del puerto deportivo. El incidente terminó sin detenidos. El colectivo iba sin mascarilla y fue advertida de la infracción que cometían. A pesar de los avisos, por la noche uno fue detenido y los otros intentaron evitarlo sin conseguirlo.

Más tarde, a las ocho de la noche, la Policía Local recibió la llamada de un vecino informando que había visto a un joven salir de una vivienda deshabitada y tapiada de la calle de la Germandat. Los agentes se desplazaron al lugar y observaron que todo indicaba que la casa había sido ocupada.

En otro orden de cosas, alrededor de las 2.45 horas, en la calle de Joaquim Costa, se produjo otra detención, la de otro individuo con una orden de llamamiento, busca y detención por un Juzgado de Girona por un delito de atentado contra agentes de la autoridad.

Temas

Comentarios

Lea También