Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un, dos, tres... Duerme

Crónica
Jeff Toussaint ofreció el pasado lunes en Salou un show de hipnosis donde una veintena de personas quedó dormida

Álex Faura Gómez

Whatsapp
Jeff Toussaint hipnotizando a una veintena de personas sobre el escenario.  FOTO: Álex Faura Gómez

Jeff Toussaint hipnotizando a una veintena de personas sobre el escenario. FOTO: Álex Faura Gómez

Eran las 22 horas de la noche en una abarrotada Plaza de las Comunidades Autónomas de Salou cuando Jeff Toussaint apareció en el escenario para ofrecer su espectáculo de hipnosis en las Nits Daurades. 

El show arrancó con una explicación de lo que supone para el artista francés todo lo que rodea al mundo de la hipnosis. Toussaint destacó que la clave está en el poder de la mente y que muchas ocasiones durante el día estamos hipnotizados y no nos damos ni cuenta.

Una vez realizada la explicación, Jeff pidió al público que subiera al escenario y que se dejaran llevar. Unas sesenta personas acabaron encima del escenario. El hipnotizador iba paso por paso explicando detalles a los voluntarios para que se relajaran con una música tranquilizante de fondo.

“Yo no creo en la hipnosis, creo en el poder de la mente. El 90% del público se arrepiente de no salir, el 10% está en el escenario”
Jeff Toussaint

Iban cayendo como moscas cuando Jeff comprobaba su estado de relajación y procedía al golpecito en el hombro para caer finalmente en el suelo. Unos cuantos no consiguieron llegar al nivel de hipnosis e iban bajando del escenario.

Una vez estaban todos en el suelo durmiendo llegó el momento de que Jeff Toussaint dominara una veintena de mentes. Fue absolutamente espectacular ver cómo hacían todo lo que el hipnotizador les pedía. Con la intención siempre de reírse con los voluntarios y no de ellos. 

El público disfrutó mucho, Jeff les decía que se pusieran en pie y saludaran como si estuvieran en la mili cuando les pusiera la música y obedecían en todo momento. Los que estaban en sueño profundo Toussaint les despertaba para que no entraran en esa fase de sueño y pudieran volver a su sitio para seguir viendo el show. 

El poder de la mente era tan grande que el hipnotizador les hizo tener la sensación de que tuvieran frío junto a una sintonía de viento y a medida que pasaban los segundos les decía que bajaba la temperatura y los voluntarios temblaban de frío en una noche de calor y gran bochorno.

El momento más divertido de la noche fue cuando Jeff lanzó papeles al aire diciendo que eran billetes de 500 euros. Los hipnotizados iban como balas a por ellos y se los escondían en sus partes íntimas. Mientras esto ocurría Toussaint les decía que en cuanto sonara la música se desentendieran del dinero e hicieran el famoso baile del Swish Swish de Katy Perry.

Otro de los momentazos del espectáculo fue cuando Jeff les dijo que tenían el número 12345 de la lotería de navidad y que si tocaba ganaban cien millones de euros. El hipnotizador iba diciendo número a número hasta que llegó al cinco y se desató la locura entre los hipnotizados pensando que eran millonarios.

Jeff es uno de los hipnotizadores más conocidos internacionalmente y estará en septiembre en el Hipnotízame de Antena 3.

Temas

Comentarios

Lea También