Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un hombre reconoce que ‘inspeccionó’ a su mujer por si había tenido relaciones

Pero el fiscal sostiene que el procesado no se limitó a ello sino que la agredió sexualmente, por lo que le pide 10 años de prisión

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Imagen de archivo de la estación de tren de El Vendrell.

Imagen de archivo de la estación de tren de El Vendrell.

Un hombre se enfrenta a diez años de prisión acusado de haber agredido sexualmente a su compañera sentimental en El Vendrell. Durante el juicio, el hombre reconoció que había tocado las partes íntimas de la mujer para saber si había mantenido relaciones sexuales con otro hombre. Sin embargo, la mujer aseguró que hubo más de una fricción. El fiscal dio más credibilidad a la versión de la denunciante y mantuvo la petición de pena.

El acusado es un ciudadano de un país sudamericano, sin antecedentes penales. Durante siete años –de 2010 a 2017– mantuvo una relación con una mujer, fruto de la cual nació un hijo. Según sostiene el Ministerio Público, el 1 de julio de 2016, por la mañana, la pareja se encontraba en la estación de Renfe de la localidad de El Vendrell en compañía de su hijo y de la madre de ella. La perjudicada miró a un chico que tenía delante y el acusado le comenzó a decir: «Puta, pídele el WhatsApp».
Ese mismo día, la mujer fue a denunciar al acusado. Éste, al saberlo, se enfadó mucho y la insultó, todo ello en presencia del hijo en común de la pareja. Posteriormente, la mujer abandonó el domicilio y volvió sobre las cinco de la madrugada. El acusado la estaba esperando despierto y muy enfadado. 

La mujer se fue al cuarto de baño y el acusado caminó detrás de ella. Éste le bajó la falda a la fuerza, a pesar de que ella le pedía que parara en su acción, y la agredió sexualmente con los dedos en contra de su voluntad. Le dijo: «Eso es lo que quería saber». Se refería a que su intención era comprobar si había mantenido relaciones sexuales con otro hombre.
El fiscal, además de los diez años de prisión, pide que se le imponga una orden de alejamiento para que durante quince años no pueda comunicarse ni acercarse a menos de 500 metros de su expareja.

La declaración de la denunciante se hizo a puerta cerrada. Ella iba acompañada por el Equip de Protecció a la Víctima. La declaración de la víctima fue idéntica a lo que había manifestado en su día en su denuncia y posteriormente ante el juez instructor.

Cambio de versión
Pero el acusado cambió su versión. En su día manifestó que la mujer iba borracha y fue ella la que quería mantener relaciones sexuales. Durante la vista oral en la Audiencia Provincial de Tarragona dijo que él llevaba la gestión doméstica ya que su compañera se ocupaba poco de la casa ya que siempre salía.

Respecto a aquella noche, el procesado manifestó que le dijo a la mujer que le llamara cada tres horas porque a aquella hora de la madrugada no había taxis y él estaría preocupado. Y reconoció que puso sus manos en las partes íntimas de su compañera para comprobar si había tenido relaciones sexuales. Manifestó que olía a goma de látex.

El acusado está en prisión preventiva ya que, tras no comparecer al primer juicio, la Audiencia lo puso en busca y captura. Después de ser detenido ingresó en prisión para que no volviera a hacer lo mismo. 

Comentarios

Lea También