Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un incendio intencionado quema más de once hectáreas en Calafell

Se detectaron tres focos, dos de ellos a más de un kilómetro. Buscan a 3 motoristas como autores

José M. Baselga

Whatsapp
Los vecinos de Mas Mel vieron cómo las llamas se acercaban a sus casas. Foto: JMB

Los vecinos de Mas Mel vieron cómo las llamas se acercaban a sus casas. Foto: JMB

Diversos vecinos explican haber visto dos motos de montaña en las que podrían ir dos hombres y una mujer y que salían de un camino forestal momentos antes de que comenzasen hasta tres focos de fuego en una zona montañosa de Calafell junto a las urbanizaciones de Mas Mel y de Bellamar.

Esa es la principal línea de investigación policial para determinar las causas el incendio que comenzó sobre las cuatro de la tarde y que todos los indicios indican que fue intencionado. Además, algunos vecinos que acudieron al detectar la primera columna de humo explicaron haber visto en el suelo los restos de una zona quemada perfectamente delimitada en círculo.

Entre los dos focos principales hay más de un kilómetro de distancia. Mientras uno estaba junto a la urbanización de Mas Mel, otro comenzaba a arder en Bellamar. El viento del momento hacía temer la aparición de diversos focos secundarios.

A las casas

La proximidad de las llamas a las viviendas de Mas Mel hizo que en un primer momento los Mossos d’Esquadra aconsejasen a los vecinos no salir de casa o estar preparados para una evacuación si la dirección del viento cambiaba y el fuego giraba su trayectoria, pero no fue necesario. Además, al entrar la marinada las llamas avanzaban más hacia la montaña, donde los equipos de extinción lograron controlarlas.

Cuando los bomberos llegaron a la urbanización de Mas Mel, que limita con la zona forestal que ardía y de la que le separa una calle, sólo funcionaba uno de las decenas de hidrantes que precisamente deberían estar operativos para casos ya que recargan los camiones de extinción. El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, señalaba que desde hoy debe hacerse un estudio de la situación de los hidrantes de todo el municipio.

En la extinción participaron 27 dotaciones terrestres de bomberos y 9 medios aéreos entre helicópteros e hidroaviones. Hasta la zona también acudieron las ADFde Clot de Bou, Ribes y Garraf. Protección Civil de Calafell controló la circulación en toda la zona para dejar vía libre a los servicios de emergencia.

Los bomberos dieron por estabilizado el incendio, con dos focos principales y uno secundario, sobre las ocho de la tarde aunque los equipos aéreos siguieron remojando la zona. El objetivo era que durante toda la noche diversas dotaciones controlasen el área para evitar que pudiera haber rebrotes de las llamas. La afectación sería de unas 11 hectáreas de masa forestal.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También