Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un joven de El Vendrell pasa una semana en prisión por llamarse igual que un falsificador

Un joven fue encarcelado. Al final se vio que su DNIy el del requerido por el juez tenían diferente número

José M. Baselga

Whatsapp
Jonathan, en la puerta de los juzgados reclama explicaciones por entrar en prisión sin motivvo.  Foto: JMB

Jonathan, en la puerta de los juzgados reclama explicaciones por entrar en prisión sin motivvo. Foto: JMB

Un joven de El Vendrell pasó una semana en la cárcel de Mas Enric de Tarragona por tener el mismo nombre y apellidos que la persona a la que realmente el juzgado de Lleida requirió para su entrada en prisión. A pesar de que el joven negaba la falsificación de moneda de que se le acusaba, no fue hasta que se cotejó su huella dactilar con la del reo que fue puesto en libertad.

Los hechos son del pasado mayo. Los Mossos d’Esquadra se personaron en la casa de Jonathan Gabarri Gabarri pero el joven no estaba en casa. Entregaron a su padre una citación para que el joven se personase en el juzgado para recoger una documentación. Sin embargo cuando al día siguiente fue a recoger los papeles y fue detenido y llevado a una celda.

 

‘No entendía nada’

«No entendía nada. Nadie me decía por qué me encerraban. No había hecho nada», explica. Sin embargo del juzgado fue llevado a la prisión de Mas Enric. En la cárcel acabó sabiendo que se le acusaba de un delito de falsificación de billetes en Lleida en 2013. Pero eso era imposible, argumentó. En esa fecha Jonathan estaba en la cárcel cumpliendo condena por hurto.

Según explica el joven, fue gracias a una educadora de la prisión que ya le conocía que movió papeles y se constató que si bien el nombre y los dos apellidos coincidían, los carnets de identidad del joven ingresado en prisión y de la persona que buscaba el juzgado eran diferentes.

«Pero aún cuando veían que era un error me seguían dejando encerrado», explica el joven señala que incluso cuando ya se había reconocido en la cárcel el error «pedí salir al patio pero no me dejaron».

Ahorra reclama por los daños que le causaron y no descarta que por su origen gitano se haya visto una semana en la cárcel cuando no había hecho nada. Su abogado considera que el error ha sido un fallo en los protocolos administrativos. «No se comprobó nada, sólo que había una coincidencia de nombre y apellidos».

El abogado reclama que se revisen esas actuaciones «porque de lo contrario mi cliente va a tener que llevar permanentemente encima el documento de la Audiencia Nacional que dice que él no es la persona a la que busca el juzgado de Lleida».

En el documento la Audiencia dicta que el joven de El Vendrell siga en la condición de libertad condicional en la que está tras pasar unos años en prisión por robo.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También