Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un juez abre diligencias penales contra Vandellós II por funcionar 17 días con una fuga en 2018

La denuncia contra la central nuclear la presentó hace un año la entidad ecologista Sociedad Humana. 
 

ACN / EFE

Whatsapp
Un juez abre diligencias penales contra Vandellós II por funcionar 17 días con una fuga en 2018

Un juez abre diligencias penales contra Vandellós II por funcionar 17 días con una fuga en 2018

El juzgado de instrucción número dos de Reus ha abierto diligencias penales contra la central nuclear Vandellós II, según ha informado la asociación Sociedad Humana. El Juzgado de Instrucción número 2 de Reus considera así una presunta actuación delictiva debido a una "imprudencia muy grave" en la gestión de una fuga en febrero de 2018, según han confirmado también  fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). 

La organización ecologista Sociedad Human presentó la denuncia hace un año contra los responsables de la planta atómica por haber estado funcionando 17 días durante el 2018 con una fuga en la barrera de presión, "la parte que controla la temperatura estable del núcleo", explicaron. Fiscalía hizo una prueba pericial el 12 de abril y, según fuentes de la entidad, se habrían encontrado indicios de delito. El juzgado ha encargado nuevas pruebas para esclarecer los hechos y valorar si se ha de abrir juicio oral.

El Diari se ha puesto en contacto con la Asociación Nuclear Ascó Vandellós II (ANAV), que ha declinado hacer declaraciones al respecto.

Según los denunciantes, la central se detuvo el 2 de marzo de 2018 para localizar un goteo de agua del circuito de refrigeración y descartar una posible fuga en la barrera de presión, pero los problemas habrían comenzado el 13 de febrero. Según ellos, a lo largo de 17 días la planta estuvo operando sin cumplir con las especificaciones técnicas de funcionamiento. En la denuncia adujeron que el envejecimiento de los elementos de la central pone en peligro la seguridad de las instalaciones y acusaron a los responsables de la nuclear "de irregularidades" en su gestión, además de ofrecer información sesgada y parcial sobre los incidentes.

Según Sociedad Humana, en el primer escrito la Fiscalía expuso que la instalación siguió funcionando a pleno rendimiento "de manera ilegal e insegura" durante al menos dos semanas. Además, señalaron que algunas de las últimas paradas no programadas de Vandellós II han sido causadas por fugas en las barreras de presión y, por esta razón, sospechan que podría haber un posible problema estructural.

En un comunicado, Greenpeace y Ecologistas en Acción recuerdan que los problemas derivados del paso de los años en las centrales nucleares son muchos, entre ellos el envejecimiento físico de los sistemas, de las estructuras y de los componentes que van en paralelo al envejecimiento tecnológico y conceptual. Además, la organización ecologista reclama la restitución de los reglamentos y los protocolos de seguridad modificados en los últimos años.

Dos semanas de parón
Precisamente, la madrugada del miércoles Vandellós II ha sufrido una parada no programada durante el proceso de reconexión a la red que comenzó el martes por la tarde. La instalación está parada desde el 4 de abril después de que se localizara un goteo en el drenaje de un generador. Según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la causa del paro ha sido una maniobra errónea de los operadores.

El reactor de Vandellós II se para de forma automática por una señal errónea de bajo nivel de agua

El suceso se ha clasificado con nivel 0 de forma preliminar porque no ha tenido impacto en los trabajadores, el público o el medio ambiente, de acuerdo con la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (INES) Nucleares y Radiológicos (INES)

Temas

Comentarios

Lea También