Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un millar de vilasecanos pide un autobús hasta el Complex Educatiu

El partido Vila-seca en Comú recoge firmas para recuperar una línea directa que beneficiaría este curso a 93 estudiantes
Whatsapp
El trayecto de Vila-seca al Complex Educatiu de Tarragona es de apenas 8 kilómetros. Foto: Lluís Milián

El trayecto de Vila-seca al Complex Educatiu de Tarragona es de apenas 8 kilómetros. Foto: Lluís Milián

Un millar de vilasecanos ha firmado una petición a favor de que haya una línea regular de autobús que conecte los tres núcleos de Vila-seca con el Complex Educatiu de Tarragona (antigua universidad Laboral), un servicio que funcionó años atrás. El partido Vila-seca en Comú se ha encargado de recogerlas y mañana, asegura, las entregará en el Ayuntamiento. Sus dos concejales trasladaron esta reclamación ciudadana al pleno municipal en julio. El equipo de gobierno señala que, aunque no es competencia suya, trabaja desde entonces para buscar una solución a esta demanda.

Noventa y tres jóvenes del municipio estudian este curso –comenzó el lunes– en el Complex Educatiu. Para trasladarse hasta allí, o van en transporte privado o cogen un autobús hasta la estación de buses de Tarragona y desde allí otro hasta el centro educativo.

Melissa Martínez cursa un grado medio de Edificación y Obra Civil. Afirma que tiene que coger un autobús en Vila-seca a las siete menos veinte de la mañana para poder llegar a clase a las ocho. «Perdemos mucho tiempo en ir a Tarragona y volver atrás. No sé porqué quitaron el bus directo, pero hace falta que lo vuelvan a poner. No lo digo sólo por mí, sino por más compañeros que estudian conmigo, que no son pocos», comenta.

La hija de Paqui Castaño ha iniciado este curso sus estudios en el Complex Educatiu. «Trabajo y no siempre podré llevarla. Tiene la opción de ir en el autobús desde Vila-seca hasta Tarragona, pero a veces va repleto. Lo cogen lo chicos que van de los barrios de Tarragona y si caben bien y si no, llegan tarde a clase», dice.

Elisabet Sánchez, portavoz y concejal de Vila-seca en Comú, lamenta que haya «un número importante de alumnos que tengan dificultades para acceder a sus centros escolares, sobre todo en el caso de las familias con problemas para conciliar la vida familiar y laboral o que no disponen de un medio de transporte privado». Reclama «agilidad» al equipo de gobierno para conseguir una línea regular que «se adapte a los horarios a los de los institutos del Complex Educatiu».

El gobierno municipal sostiene que ha trasladado esta demanda a la Autoritat Territorial de la Mobilitat del Camp de Tarragona (ATM). «El Ayuntamiento no puede poner esta línea, no tenemos competencias. La ley de Transporte de Catalunya impide a los municipios implantar autobuses interurbanos –la concesión corresponde a la Generalitat–. Pero estamos trabajando para solventar esta demanda», explica Manuela Moya (CiU), concejal de Serveis al Territori i Ensenyament.

Moya recuerda que, de momento, el Ayuntamiento sólo ha recibido cuatro instancias de vecinos que reclaman este servicio. «Y a las cuatro les hemos dado respuesta», concluye.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También