Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa CRÓNICA

Un pactómetro complejo en Vila-seca

Todo está abierto pero la opción más plausible en estos momentos, parece ser un gobierno en minoría de Pere Segura 

Carmina Marsinach

Whatsapp
Pere Segura celebrando sus resultados con su equipo este domingo por la noche. FOTO: Alfredo González

Pere Segura celebrando sus resultados con su equipo este domingo por la noche. FOTO: Alfredo González

La era de las mayorías absolutas de Josep Poblet en Vila-seca ha terminado. El partido de Pere Segura, Vila-seca Segura, consiguió mantener un liderazgo contundente con 8 concejales pero quedó lejos de los 11 que le permitirían gobernar en solitario.

Ante esta situación se verá abocado a pactar. Estos días que vienen serán tan intensos como interesantes para el municipio y es que no hay ningún antecedente que permita predecir con certeza qué puede pasar.

Pasadas tan solo unas horas de las elecciones el pactómetro se presenta complejo. Parece que la opción más probable en estos momentos es un gobierno en minoría de Pere Segura.

La fórmula «más natural» quizás sería un pacto con Decidim Vila-seca que ayer pasó de 2 a 3 concejales y posicionándose como la cuarta fuerza. Pero aún es temprano para mojarse. Segura señala que está abierto a todo y primero quieren escuchar a todo el mundo: «Queremos forman un gobierno lo más amplio posible». 

Pero por parte de Decidim Vila-seca es poco probable que quieran formar parte de un gobierno después de cuatro años de una dura oposición ante una mayoría absoluta implacable. Aún así, su líder, Josep Forasté, quiso dejar muy claro que la última palabra la tiene la asamblea: «Aún no hemos hablado ninguna opción. Tenemos que hacer una reflexión y digerir los resultados. A partir de aquí valoraremos cuál es nuestro posicionamiento», dijo. Pero concluye que «tan solo por el hecho de romper la mayoría absoluta, el resultado es buenísimo». 

Quizás para Segura tampoco resultaría del todo cómodo pactar con un partido independentista. Desde el primer momento, al igual que hizo Poblet, se ha distanciado de JxCat, con una nueva marca, Vila-seca Segura, con una esencia fundamentalmente municipalista.

Ciudadanos, que se erigió como segunda fuerza sumando dos escaños más, llegando hasta los 5, descarta entrar en el gobierno y ya se sitúa en la oposición. «Haremos una oposición constructiva y fiscalizaremos su actuación de gobierno», explicó el número uno de la formación naranja, Juan Anton Ramírez, que aún así asegura que están dispuestos a hablar a hablar. 

También es poco probable que Segura intente formar gobierno con Vila-seca en Comú, que consiguió un edil más que en 2015 y se queda en el plenario con 3. Son dos partidos que se encuentran en las antípodas ideológicamente.

El líder de los comunes, Mario Téllez, explica que «sumar una alternativa con coherencia es muy complicado. Somos un amalgama de formaciones que tenemos muy pocas cosas en común pese que a nivel de programa tengamos muchas coincidencias». Pero Téllez se muestra esperanzado porque «ahora podremos empezar a hacer política de verdad».

Quién tendrá menos voz a la hora de pactar será el PSC que se mantiene con 2 concejales con Ivan Navarro al frente. 

El futuro está abierto pero lo más probable es que haya un gobierno con minoría. 
 

Temas

Comentarios

Lea También