Más de Costa

Un pesquero de Cambrils avista la primera ballena de la temporada

Se trata de un rorcual común, el cetáceo más grande que surca el Mediterráneo. Viajaba solo a ocho millas de la costa

J.Cabré

Whatsapp
Cabeza de rorcual común, una ballena que puede alcanzar hasta los 24 metros de longitud. FOTO: EDMAKTUB

Cabeza de rorcual común, una ballena que puede alcanzar hasta los 24 metros de longitud. FOTO: EDMAKTUB

Joan Domingo, patrón del Salvador i Maria, una de las barcas de pesca de arrastre con base en el puerto de Cambrils, salió a faenar como un lunes cualquiera. Poco antes de las diez de la mañana, Domingo avistó una ballena, un ejemplar de rorcual común que nadaba solo en dirección este.

Domingo llamó a la Asociación Edmaktub, una organización sin ánimo de lucro que se fundó en 2000 y que se dedica desde entonces al estudio científico y a la divulgación del medio acuático, especialmente a la investigación de los cetáceos.

Como cada año, la embarcación de esta entidad –con base en Vilanova i la Geltrú– sale a la mar durante tres meses en busca de cetáceos para estudiar sus movimientos migratorios y arrojar un poco más de luz a sus travesías kilométricas.

Ayer, la llamada de Domingo se recibió con alegría y rabia contenida. Satisfacción por el primer avistamiento de cetáceos de la temporada, pero a su vez impotencia porque el barco no está preparado, ya que su primera salida está programada para el miércoles. Por esta razón, «no pudimos salir a la mar a intentar localizar este ejemplar y tomar datos», explican fuentes de esta entidad sin ánimo de lucro.

Domingo, al igual que la mayoría de pescadores de la costa catalana, está en contacto con Edmaktub para informarles de esta presencia de ballenas durante su travesía y ayer, cuando poco antes de las diez de la mañana avistó el rorcual común –el ejemplar más grande que surca el Mediterráneo–, no tardó en llamar e informar de su posición: a ocho millas náuticas (unos 14,8 kilómetros) de la base del puerto de Cambrils.


De marzo a mayo
Durante los meses de primavera se produce en las costas catalanas un hecho extraordinario y poco conocido: es la presencia de grandes ballenas a las que puede verse alimentándose muy cerca del litoral. Son rorcuales comunes (Balaenoptera physalus) que con sus 24 metros de longitud son las mayores ballenas que transitan regularmente el Mediterráneo. También llamada ballena de aleta, es un mamífero poco conocido, que forma parte de la rica biodiversidad de nuestros mares.

Enfrente a las costas de Vilanova se tiene constancia de la presencia de krill, uno de los alimentos de las ballenas. Y posiblemente este sea el motivo por el que a medida que se acerca el buen tiempo las rutas de estos cetáceos suben del sur de la península hacia el Mar de Liguria, un santuario de ballenas, situado entre Francia, Mónaco e Italia (este mar sería una subdivisión del Mediterráneo, cuyos límites si bien no son muy precisos están delimitados por un triángulo imaginario cuyos vértices son: el cabo Ferrat francés, vecino a Niza; la punta di Revelatta, cerca de Calvi en Córcega, y el cabo Piombino, en Livorno, en la costa de la Toscana).

Con el objetivo de estudiar el rorcual común y las condiciones oceanográficas que hacen posible su presencia en la costa catalana, la Asociación Edmaktub desarrolla el Proyecto Rorcual, que en 2017 cumple su cuarta temporada consecutiva, con salidas diarias para el avistamiento y recogida de muestras durante los meses de marzo, abril y mayo.

La pasada temporada resultó ser excepcionalmente buena en lo que a número de avistamientos de estos cetáceos se refiere, siendo 78 los animales observados por el equipo científico. Se registraron 62 avistamientos y otros 170 fueron reportados por los pescadores profesionales que colaboran con el proyecto.

Este año, el primer cetáceo se ha visto enfrente de Cambrils.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También