Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un ‘seguici festiu’ con vistas al mar en Cambrils

La Festa Major de Sant Pere invita a la gente de la ciudad a salir a la calle para disfrutar de los elementos festivos por las calles del Port

Iván Alcalá

Whatsapp
Los ‘gegants’ Pere y Camí, patrones de Cambrils bailaron ayer al mediodía al ritmo de los tambores de los Timbalers. Foto: Iván Alcalá

Los ‘gegants’ Pere y Camí, patrones de Cambrils bailaron ayer al mediodía al ritmo de los tambores de los Timbalers. Foto: Iván Alcalá

Son las 8.30h de la mañana y las ‘matinades’ avisaban de que el día grande de Sant Pere empezaba. Después de la verbena del miércoles por la noche, tocaba enfundarse las mejores galas y lucir ‘seguici festiu’ en la tradicional ‘anada a ofici’.

El pasacalles del puerto se convirtió en un desfile de tradición y cultura popular que reúnió a cientos de cambrilenses y turistas atraídos por el ruido simfónico. La admiración de unos se transformaba en recuerdo en formato digital para multitud de visitantes que conocían por primera vez los elementos festivos de Cambrils. 

La Galera de foc abrió la comitiva al ritmo de los tambores de Els Cagarrieres, el grupo de fuego de la ciudad. La bestia de fuego marina, con casi tres metros de altura, se ha convertido en todo un símbolo para Cambrils, aunque el debate acerca de su identidad revoloteaba sin cesar entre los turistas que la miraban con extrañeza y distancia.

El Seguici cambrilense salió de la plaza Mossèn Joan Batalla y recorrió las calles del Port hasta la plaza de la iglesia de Sant Pere. Foto: Iván Alcalá

Tras ella, componentes de todas las edades del Ball de Diables Els Cagarrieres descargaban energía y pólvora sin cesar. Sólo unos pocos valientes ataviados con sombreros de paja se atrevieron a acompañarles en sus bailes. Las huídas despavoridas eran la norma a cada encendida de los diables cambrilenses.

Los humos de colores de la Farnaca y las travesuras del Cabo Quiñones y el Marquès de los Vélez abrieron el paso de los ‘gegants’ emanando curiosidad y recelo a partes iguales entre los más pequeños. Entre las velas de los barcos y los restaurantes de primera línea, la Colla Gegantera Tota l’Endenga cargaba con Pere y Camí por las calles del puerto al ritmo de las grallas. 

Los ánimos se acabaron de encender con la llegada de los Timbalers Cop de Cap y su colla pequeña, Els Nyanyos. El grupo de percusión, que mañana celebra su Trobada de Timbalers con otras siete agrupaciones procedentes de Catalunya y Baleares, sumó a la fiesta a pequeños y grandes con un ritmo contagioso. Incombustibles desde que salieron de la plaza Mossèn Joan Batalla hasta la llegada a la plaza de la Església de Sant Pere.

El Cabo Quiñones y el Marquès de los Vélez abrieron paso a los ‘gegants’ creando recelo, miedo o curiosidad entre el público. Foto: Iván Alcalá

El Ball de Bastons de Cambrils cerró el ‘seguici’ antes de las pubillas y hereus y las autoridades. Después de la Missa Major en la iglesia de Sant Pere, todos los elementos compartieron un último baile en honor al patrón de los pescadores. Un año más, la gran participación dentro y fuera del desfile deja patente la buena salud del ‘seguici festiu’, que en poco más de un mes volverá a tomar las calles para las fiestasen honor a la Verge  del Camí.

El día grande terminó con el espectáculo musical de Carlos Ventura en el Parc del Pescador. Hoy, la Festa Major  continuará con la Trobada de Vela Llatina, que recibirá a lo largo del día a una veintena de embarcaciones en el puerto.

 

Temas

Comentarios

Lea También