Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un vecino de Vilafortuny pide ayuda para denunciar al agresor de su perro

A mediados de septiembre su Yorkshire Terrier fue atacado por un can de raza peligrosa, que le mordió el cuello y le rompió tres costillas, en la zona comunitaria del complejo residencial donde vive junto a su familia

Cristina Sierra

Whatsapp
El Yorkshire Terrier que fue agredido el pasado 24 de septiembre. FOTO:  alba mariné

El Yorkshire Terrier que fue agredido el pasado 24 de septiembre. FOTO: alba mariné

«Ha sido una tragedia, hemos pasado un drama». Así describe Javier Iturriaga la situación por la que ha tenido que pasar su familia en el último mes por el «brutal ataque» a su perro, un Yorkshire Terrier. El cambrilense, que vive en un complejo residencial en Vilafortuny, explica que a mediados de septiembre un perro mordió a su can en el cuello y le rompió tres costillas, una agresión de la que todavía hoy desconocen al responsable y por ello han colgado carteles de recompensa por la urbanización y en las redes sociales para poder encontrar al culpable y denunciarlo.

Iturriaga apunta que viven en una urbanización que tiene un zona comunitaria, lugar donde se produjo el ataque el 14 de septiembre. «Mi hija dejó la puerta abierta de casa y el perro salió y le mordieron en el cuello. El día que ocurrió la urbanización estaba llena de gente y varios vecinos me han dicho que escucharon la bronca entre los canes pero nadie nos dice nada (...) Por esto hemos puesto la recompensa de 200 euros, para poder tener una información fiable y poder denunciar», afirma.

Imagen del cuello del Yorkshire el día de la agresión. FOTO: Cedida

La familia no fue consciente de la agresión hasta el día siguiente, ya que cuando el animal entró al domicilio se quedó debajo el sofá y por la mañana salió al jardín e hizo un agujero en la tierra, un hecho que los desconcertó. «Lo oímos gritar de dolor, se nos estaba muriendo. Lo llevamos al veterinario y le tuvieron que hacer drenajes, radiografías...Ahora le herida casi está cerrada y el perro empieza a estar bien, pero lo hemos pasado muy mal», confiesa Iturriaga.

 El cambrilense comenta que también tienen un pastor alemán que ya tiene 18 años, pero que es «imposible» que sea el responsable de atacar al Yorkshire, ya que nunca ha habido ningún conflicto entre ellos. Por la gravedad de las heridas, el vecino afirma que sospechan de que se trata de un perro de raza peligrosa, ya que le rompió tres costillas y además le faltan dos dientes.

Dos casos más

La Patrulla Verde de la Policía Local ya está investigando el caso para poder dar una respuesta a la familia, que ha vivido una situación dramática. «Yo admito mi responsabilidad que el perro haya salido de mi casa pero el dueño de este can también debe hacerse responsable. La gente flipa con lo que ha ocurrido porque ha sido una salvajada y ya han habido otros casos en la zona», dice. Iturriaga se refiere al ataque que hubo a finales de julio de un animal de raza peligrosa a un niño de 10 años que paseaba con su abuelo por una de las avenidas de la urbanización. 

 Una semana más tarde, un pitbull también mordió en la mano a una mujer cuando le intentaba separar de su mascota. «La policía tiene que empezar a pedir responsabilidades a los propietarios de estos canes que no están censados y que no los llevan con los bozales», asegura el cambrilense. 

Temas

Comentarios

Lea También