Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una nueva normativa dificultará la apertura de los clubs de cannabis en Cambrils

Tendrán que estar ubicados a 500 metros de distancia de centros educativos, espacios santitarios o deportivos 

Carmina Marsinach

Whatsapp
A los clubes de cannabis se les exigirá medidas de control para garantizar que solo pueden acceder los socios. FOTO: Thinkstock

A los clubes de cannabis se les exigirá medidas de control para garantizar que solo pueden acceder los socios. FOTO: Thinkstock

El Ayuntamiento de Cambrils ha elaborado una nueva regulación que dificulta la apertura de los clubs y locales sociales de asociaciones de cannabis en el municipio. Los locales tendrán que estar alejados de la zona de concentración urbana. Como mínimo a 500 metros de distancia de centros educativos, centros cívicos, centros sanitarios y asistenciales, equipamientos deportivos, espacios públicos donde haya juegos infantiles y edificios con servicios municipales. 

En marzo del 2017 el equipo de gobierno impulsó la modificación puntual del Plan de Ordenación Urbana Municipal (POUM) . «Habíamos detectado que había inquietud alrededor de este tema y quisimos ser previsores y regularlo», explicaba el concejal de Urbanisme, Joan M. Artigau. Hasta el momento desde el consistorio se utilizaba la normativa que marca la Generalitat. Según el edil, ahora lo que se ha hecho es adaptarla a las necesidades de Cambrils. En el último pleno del mes de julio se aprobó inicialmente esta nueva regulación.

Los clubs tan solo podrán ubicarse en locales de planta baja que tengan acceso directo a la calle y deberán mantener también una distancia mínima de 800 metros entre los diferentes clubs de cannabis. A parte de las distancias, la petición de solicitud deberá tener acreditada una serie de condiciones de seguridad, salubridad e higiene para el ejercicio de esta actividad con el objetivo de proteger a usuarios y vecinos. El espacio deberá disponer de un sistema efectivo de extracción de aire y no se podrán verter al exterior humos, vahos, gases o vapores. Con tal de que la emisión de olores al exterior sea mínima se deberán instalar dispositivos de filtración y absorción. 

La normativa marca una serie de límites en cuanto a la publicidad y la promoción de los clubes. Según fuentes municipales, se quiere evitar «la promoción del consumo de una sustancia que puede tener efectos nocivos en aquellos colectivos más vulnerables de mayor riesgo, como pueden ser los menores de 18 años o personas diagnosticadas con patologías mentales». 

Limitaciones en publicidad

Cualquier tipo de publicidad estática o dinámica estará prohibida. Tan solo podrán tener una placa exterior con el nombre de la asociación, el número de registro y la indicación de que se trata de un espacio privado de uso exclusivo para socios. En este sentido, a los clubes se les exigirá medidas de control para garantizar que tan solo accederán los socios de la propia asociación. Y no se permitirá que al aforo sea superior a 100 personas, una cifra que podrá variar en función de lo que marca el reglamento de prevención de incendios. 

Horarios permitidos

Mientras no haya una regulación autonómica en cuanto al horario de los clubs de cannabis, según el nuevo reglamento, se les aplicará los mismos horarios establecidos para los bares musicales. Podrán abrir hasta las 2:30h de la mañana entre semana y hasta las 3:00h en fin de semana y vigilias de festivos. 

Según Artigau, en Cambrils no hay ningún club de cannabis. Aún así, asegura que durante este último año han recibido algunas peticiones. Pero precisamente mientras se redactaba esta nueva normativa se suspendió temporalmente el otorgamiento de licencias para abrir clubs de cannabis.

13 locales de cannabis bajaron la persiana en Salou

En Salou también se ha restringido la normativa entorno a los clubes de cannabis con el objetivo de «evitar efectos negativos» y minimizar las molestias a los vecinos. Hasta 13 locales de cannabis han bajado la persiana en los últimos años. Según la normativa, el uso de club social o asociación de cannabis se podrá implantar en puntos alejados de la zona de concentración urbana, y como mínimo a 500 metros de los centros educativos, centros sanitarios, asistenciales, equipamientos deportivos, espacios públicos con juegos infantiles y las sedes municipales.

También se prohibe una actividad de este tipo a medio kilómetro de cualquier lugar donde esté prohibido fumar, como por ejemplo centros y galerías comerciales. Tampoco se podrán instalar en zonas donde se admitan actividades musicales, ni cuando esté colindante a una actividad tipificada como recreativa.

La distancia entre los distintos clubes deberá ser de un mínimo de 800 metros. Su aforo es limitado –no más de 250 personas– y no podrán hacer publicidad de sus actividades, ni con cartelería, ni en formato papel ni electrónico. Con estas condiciones es prácticamente imposible que una entidad pueda solicitar y obtener un permiso municipal para abrir un club de cánnabis en la ciudad. 
 

Temas

Comentarios

Lea También