Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa Diversas autoridades locales, de la generalitat y del gobierno asistieron al acto

Una paz sin fronteras en Cambrils

16.000 personas acudieron a la convocatoria para rechazar los actos terroristas que afectaron a Barcelona y Cambrils la semana pasada. En la marcha surgió un mensaje de paz y de agradecimiento colectivos

 

Jordi Sans

Whatsapp
Bajo el lema ‘Tots Som Cambrils’ la manifestación recorrió el Passeig de les Palmeres hasta el lugar donde se produjeron los fatídicos hechos. Foto: Pere Ferré

Bajo el lema ‘Tots Som Cambrils’ la manifestación recorrió el Passeig de les Palmeres hasta el lugar donde se produjeron los fatídicos hechos. Foto: Pere Ferré

Con una puntualidad admirable empezaba a las 20 horas una concentración en el Passeig de les Palmeres de Cambrils que bajo el lema ‘Tots Som Cambrils’ unía todo tipo de asistentes con el objetivo común de condenar el terrorismo.

En la manifestación estuvieron presentes desde los cuerpos de seguridad y los equipos de emergencias, protagonistas indiscutibles de la tarde, hasta gente de toda la demarcación tarraconse pasando por autoridades del ejecutivo español y catalán, diputados del Parlament, senadores y otras autoridades. Entre los destacados el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, que ya antes de que empezara la manifestación despertaba curiosidad por allí donde pasaba.

El trayecto fue tranquilo pero ágil teniendo en cuenta que en media hora clavada, tal y como preveía el protocolo, se hizo todo el recorrido desde el punto de salida hasta el lugar donde se produjó el atentado que dejó una vítima mortal y cinco personas heridas de distinta gravedad. Durante los 700 metros que separaban el origen y el final no se oyeron cánticos ni consignas. Sólo aplausos que iban y venían por allí donde pasaba el primer bloque de la manifestación formado por los servicios de emergencias y los cuerpos de seguridad que fueron determinantes en los momentos posteriores a los trágicos hechos.

Casi podía parecer que la muchedumbre que participaba en la manifestación que resiguió en todo momento la primera línea de playa, sustituyó con sus aplausos el susurro y el ir y volver de las olas del mar. El elemento más típico de la Costa Daurada, el mar, hecho mar pero de personas.

‘Tots Som Cambrils’

Uno de los puntos más singulares de la manifestación fue la diversidad de sus grupos de participantes.La convocatoria rompió todo tipo de barrera y se podían ver a personas mayores, a familias con niños y la mascota, a parejas jóvenes y a gente que había venido a pasar unos días de vacaciones pero que de ninguna forma quiso perderse la ocasión de demostrar que no tenían miedo como tampoco tenían miedo de volver a tomar las calles para defender la paz. Está voluntad se veía reflejada en muchas de las caras de los asistentes y en las pancartas improvisadas, muchas de ellas obras de niños, que eran, cada una a su manera, un canto a la esperanza.

Los aplausos mientras tanto, con mayor o menor intensidad, no cesaban y recordaban a cada segundo que pasaba la tarea constante de todos aquellos que forman parte de los equipos sanitarios y de los cuerpos de seguridad.

Una marcha pacífica

A excepción del final del acto, no se oyeron consignas de ningún tipo ni gritos por todo el Passeig de les Palmeres.Era una condición tácita en una marcha en defensa de la paz pero lo único que se podía oír era a la gente hablar, caminar y aplaudir.

Los aplausos se hicieron más intensos y cambiaron de ritmo en el momento en el que ya delante del Club Nàutic se procedió a hacer una ofrena floral en el lugar de perpetración del atentado que truncó una paz habitual en medio del periodo estival y de vacaciones.

Lo que durante los días posteriores al oscuro episodio continuó siendo una marea de flotares y bañadores y despertaba curiosidad entre los que pasaban por allí, ayer se convirtió en un memorial para las víctimas y los familiares a los que también les tocó de cerca el acto terrorista de la semana pasada.

Las velas y los mensajes de consuelo y de rabia contenida recordaban y recordarán unos hechos que tocaron de pleno todo el municipio de Cambrils pero que a la vez, tal y como han reconocido distintas voces significativas durante estos días, hará a sus habitantes más fuertes y más convencidos de que su ciudad es sinónimo de paz, de acogida y de libertad sin fronteras.

El lema ‘Tots Som Cambrils’ ya iba en esta dirección y sin duda ayer se demostró después que 16.000 personas, según cifras de la Policía Local, llenaran un recorrido que transformó su rutina y lo impregnó de un halo singular.

Los tres bloques de la manifestación, servicios de emergencia y cuerpos de seguridad, autoridades y gente entre la que se encontraban distintas asociaciones de Cambrils como por ejemplo los miembros de la colla gegantera, los nanos o la peña barcelonista, respetaron su espacio y todo transcurrió con absoluta normalidad.

Las ofrendas

En el memorial del Nàutic, que poco a poco iba creciendo con los mensajes, velas y deseos de los que pasaban por allí, culminó todo. Un acto que había empezado media hora justa antes recibía en aquel momento a las autoridades que en representación de las distintas instituciones iban a dejar una corona de flores como recuerdo.

Los primeros en hacerlo fueron la alcaldesa de Cambrils, Camí Mendoza, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. Entre otros muchos políticos estuvo también el líder del PSOE, Pedro Sánchez.

Unidos ante la adversidad

El momento, como si de una instantanea se tratase, inmortalizó una alianza entre las distintas administraciones a las que ha tocado de cerca y en sus propias carnes el doble atentado de Cambrils y Barcelona y desprendió un mensaje potente de unidad ante las adversidades impuestas por una minoría.

Cambrils y Barcelona, de la mano de sus dos máximas representantes, estrecharon lazos y compartieron dolor y luto como también lo hizo la comunidad musulmana de la localidad que, liderados por el imám de la mezquita de Cambrils, fueron recibidos con una ovación por parte de las personas que se encontraban cerca. Este colectivo agradecieron sin palabras el apoyo.

La manifestación de Cambrils era la antesala de un acto que está convocado esta tarde a las 18 horas en Passeig de Gràcia que también se prevé multitudinario.

Temas

Comentarios

Lea También