Una turista denuncia un "abuso de autoridad" de la Policía Local de Salou

La mujer fue arrestada el día 20 de octubre por quebrantar una orden de alejamiento con uno de sus hijos. La medida quedó sin efecto en 2015, pero los agentes no tenían actualizada la medida

Jordi Cabré

Whatsapp
Un agente de la Policía Local de Salou en un control de tráfico durante este verano. FOTO: Alba Mariné

Un agente de la Policía Local de Salou en un control de tráfico durante este verano. FOTO: Alba Mariné

El miércoles día 20, una patrulla de la Policía Local de Salou detuvo a una mujer de Laspuña (Huesca) por quebrantar una orden judicial que le impedía acercarse a su hijo menor de edad (ahora tiene 8 años) y a su expareja. La arrestada, de 42 años, estaba sentada en el asiento de su coche acompañada de sus tres hijos de 21, 8 y 5 respectivamente. Estaban cambiándose de ropa tras un baño en la playa.

La patrulla se acercó al coche y le pidió la documentación. Al introducir los datos, saltó una alerta. Existía una orden de alejamiento de la mujer con uno de sus tres hijos y al estar éste a su lado estaría quebrantando la ley.

La mujer se molestó con el trato de los agentes y les recriminó su actuación. Ha admitido al Diari que iba bebida y que posiblemente los agentes pensaron que al estar sentada en el asiento del volante podría conducir y poner en peligro a los hijos.

Fuentes policiales afirman que la actuación de la patrulla se ajustó en todo momento a la ley

Los agentes decidieron arrestar a la turista y le pusieron las esposas delante de sus hijos. Se la llevaron a la comisaría sin posibilidad de cambiarse de ropa. Los dos menores se quedaron a cargo de la hermana mayor, de 21 años.

La oscense intentó explicar a los agentes que la orden de alejamiento había caducado en 2015 y que tenía una sentencia que avalaba lo que explicaba. Les pidió que la dejaran hacer gestiones para acreditar lo que decía. Los policías hicieron caso omiso y se la llevaron.

La acusada cambió de actitud y empezó a increpar a los agentes y a pedir de malas formas que la dejaran llamar, que le trajeran un abogado de oficio y que le dieran algo de ropa, puesto que iba todavía con el bañador puesto. 

Fuentes de la Policía Local confirman que se detuvo a la mujer por quebrantar la orden de alejamiento que tenía vigente. Que la acusada se alteró mucho  pero en ningún momento hubo nada irregular en el arresto. 

La mujer intentó autolesionarse en la comisaría de Salou. Ella misma lo admite y argumenta que «tenía que llamar la atención porque no me hacían caso y pedía hacer una llamada», explica. 

Según la Policía Local, la detenida pasó a manos de Mossos a última hora de la tarde y fue con ellos al centro médico. La arrestada asegura que estuvo en la comisaría de la Policía Local más tiempo, hasta las 21 horas, y fue llevada por los agentes locales al CAP. Las lesiones, según ella, por la fuerza de los grilletes, le impiden trabajar de camarera, su oficio. 

Denuncia en la Guardia Civil

La vecina de Laspuña pasó la noche en el calabozo de los Mossos. Se calmó y no tiene queja de este cuerpo de seguridad. Al día siguiente su hija la fue a buscar con la sentencia absolutoria. El auto de 24 de noviembre de 2015 deja sin efectos las medidas cautelares de los hechos, ocurridos un año antes. La alerta que saltó a los policías de Salou estaba desfasada.

La víctima ha decidido presentar una queja por «abuso de autoridad» en la comisaría de Mossos y una denuncia a la Benemérita nada más llegar a su municipio. También ha enviado un escrito al Juzgado de lo Penal número 1 de Huesca para que anulen la orden de alejamiento que sigue activa y que provocó su arresto en Salou. 

Temas

Comentarios

Lea También