Más de Costa

Unas 300 personas maridan galeras y calçots en un almuerzo DO Cambrils

El año pasado, el acto se suspendió por la convulsa situación de la Cooperativa. Ayer regresó, dentro de las Jornades de la Galera

Mònica Just

Whatsapp
Pescadores y agricultores ofrecieron a los comensales la tradicional Fregida de Galeres i Calçots en la Cooperativa. Foto: alfredo gonzález

Pescadores y agricultores ofrecieron a los comensales la tradicional Fregida de Galeres i Calçots en la Cooperativa. Foto: alfredo gonzález

Las galeras y los calçots maridan estupendamente. Y en Cambrils lo tienen claro. Ayer celebró una nueva edición de una cita popular que ya es un clásico dentro de las Jornades de la Galera: La Fregida de Galeres i Calçots en la Cooperativa. La jornada se preparó en medio de incertidumbre, por las previsiones meteorológicas y por el miedo a que no asistiera mucha gente tras el parón del año pasado. La última edición se celebró en 2015. En 2016, tras el cierre de la sección de crédito, el bloqueo de cuentas de los impositores y el proceso preconcursal de la entidad agraria, el acto fue suspendido. Los ánimos no estaban para fiestas.

El evento regresaba ayer con las pilas cargadas. El viento obligó a improvisar y montar las mesas en el interior de las instalaciones. Pero, pese a no ser ni de lejos una cita del volumen de la Festa de l’Oli Nou, el almuerzo tuvo más éxito del esperado. Así lo explicaba el presidente de la Cooperativa, Jaume Baiges, quien a media mañana se mostraba prudente pero, al mismo tiempo, satisfecho. «Habíamos preparado calçots para 250 personas pero no deja de venir gente. Tenemos que ir a buscar más», subrayó Baiges. Muchos de los asistentes eran de Cambrils, pero la mayoría llegaron de otros municipios de la zona. Sirvieron unas 300 raciones a lo largo de la mañana de este desayuno con ADN cambrilense. En anteriores ediciones fue mayor, pero la organización cree que, tras el paréntesis de un año, no son malos datos.

Entre los visitantes estaban algunos incondicionales. Y también comensales que se estrenaban. Este es el caso de un grupo de Reus que aprovechó para hacer algo distinto. En su caso, cada año asisten a la Festa de l’Oli. Pero ayer estrenaban en el maridaje de las galeras y los calçots. «El acto está muy bien y la comida, muy rica. Es la primera vez que venimos y nos ha gustado. Ahora aprovecharemos para comprar en la Agrobotiga y pasaremos una mañana distinta», apuntaba Maria Isabel Rodríguez mientras se acercaban a la tienda para comprar.

En el caso de Eugenia, que vive en Cambrils, sí que tiene costumbre de ir a este acto. Ayer estuvo en la Cooperativa en familia. «Intentamos venir. Hoy el tiempo no acompaña pero lo han organizado de otra forma, en el interior, y ha valido la pena. Hemos estado muy bien», apuntaba. En su caso, fueron de los primeros en llegar. No eran ni las once y ya cogían el coche para regresar a casa.

Movimiento en la Agrobotiga

El presidente de la Cooperativa respira aliviado tras haber dejado atrás un año complicado por la situación económica de la entidad. «Habíamos roto la cadena y no sabíamos si hoy vendría demasiada gente. Pero va bastante bien, y en días como estos la actividad en la Agrobotiga también es mayor que en jornadas normales», dijo.

Amb gust d’oli i calçots no es el único evento que el año pasado tuvo que suspenderse. Ocurrió lo mismo con los Tres Tombs, que ahora los organiza el Ayuntamiento y la Cooperativa colabora. Este 2017 han vuelto ambas citas. Y la situación de la entidad agraria va avanzando dentro de cierta normalidad, preparada para hacer el próximo pago a los impositores.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También