Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

VÍDEO: Desarticulan una banda criminal de 'teloneros' que actuaba en áreas de descanso de la AP-7

La operación de vaciado no duraba más de diez minutos. Aunque se limitaban a forzar los vehículos no dudaban en intimidar y utilizar la violencia sobre los camioneros en caso de que éstos bajaran de la cabina para comprobar qué sucedía

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de la operación de Mossos d'Esquadra contra la banda criminal que actuaba en la AP-7

Imagen de la operación de Mossos d'Esquadra contra la banda criminal que actuaba en la AP-7

Mossos de Escuadra de la División de Investigación Criminal (DIC) y de la División de Transportes (DT) han desarticulado una organización criminal dedicada al robo de mercancías de camiones mediante el método conocido como "teloneros". El operativo policial permitió detener a 23 personas de un mismo clan familiar, 18 hombres y 5 mujeres, de nacionalidad española y de edades comprendidas entre los 21 y los 49 años, como presuntos autores de 15 robos con fuerza interior de vehículo y 3 robos con intimidación. La investigación se inició a finales del mes de mayo cuando los Mossos detectaron un considerable aumento de los robos a camiones a partir de un mismo patrón delictivo en áreas de descanso y servicio de la AP-7, la mayoría concentrados entre el área de servicio del Penedès y la de Montseny. En todos los casos los ladrones habían utilizado el método conocido como "Teloneros".

Durante la noche una parte del grupo se desplazaba en vehículo hasta las áreas de descanso y servicio donde estacionan los camiones de mercancías y cortaban las lonas de los camiones para comprobar el contenido de la carga. Una vez localizaban una carga de su interés, dejaban una persona en el lugar para vigilar la zona y activaban los vehículos de carga, normalmente furgonetas. Cuando las furgonetas llegaban a la zona el grupo volvía a constatar que no había presencia policial y forzaban la puerta de la zona de carga de los camiones para descargar la mercancía elegida.

La operación de vaciado no duraba más de diez minutos. Aunque se limitaban a forzar los vehículos no dudaban en intimidar y utilizar la violencia sobre los camioneros en caso de que éstos bajaran de la cabina para comprobar qué sucedía. Posteriormente transportaban la mercancía, entre grandes medidas de seguridad, a casas o locales de la organización donde permanecía hasta que era vendida a sus receptadores.

El grupo disponía de un importante entramado de personas que les permitía vender el material sustraído de una forma muy ágil, en algún caso en menos de doce horas se habían deshecho de partidas enteras. Principalmente seleccionaban transportes de ropa y zapatos, electrónica de consumo (televisores, ordenadores, tarjetas de memorias u otros consumibles) y alcohol. Aunque en algún caso habían llegado a sustraer material para fontanería o alimentación. Gran parte de los transportes asaltados tenían destino fuera de España, lo que dificultaba a los investigadores la localización y seguimiento de los hechos.

Temas

Comentarios

Lea También