VIDEO HISTÓRICO: El Vendrell evoca el concierto más emotivo de Pau Casals

La plaza Nova acoge este domingo el centenario de la orquesta que creó y dirigió el músico

José M. Baselga

Whatsapp
Pau Casals dirigió la orquesta en la hoy plaza Nova de El Vendrell.

Pau Casals dirigió la orquesta en la hoy plaza Nova de El Vendrell.

Aquel día Pau Casals volvió a sentir el cariño del pueblo. El Ayuntamiento de El Vendrell le nombró Hijo Predilecto. El alcalde Josep Vilanova entregaba al violoncelista una batuta de madera de olivo que le acompañó muchos años.

Fue un 10 de julio de 1927. Los músicos de la Orquestra Pau Casals rindieron al maestro reconocimiento por la iniciativa que impulsó y que permitió llevar la música por toda Catalunya.  Y dirigir. Era otra de sus pasiones.  Casals decía que «el único instrumento sin limitaciones es la orquesta».

En 1919 Casals residía en Nueva York. En un viaje a Catalunya planteó a la Generalitat que el país debía tener una orquesta sinfónica como en las grandes ciudades.  En Barcelona había algunas orquestas pero sin una temporada estable. El sueño de Casals era que Catalunya tuviese su gran Sinfónica. La Generalitat no colaboró. No hay dinero, dijeron

Ese día El Vendrell nombró a Casals Hijo Predilecto.

Pero Casals no renunció. Aportó dinero, buscó amigos para ayudar al proyecto y en 1925 la Orquestra Pau Casals fue una realidad. Con Enric Casals de primer violín, Bonaventura Dini de primer violoncelo y más de 80 músicos de toda Catalunya.

Casals quiso que todos sus músicos fuesen catalanes. No era cuestión de recorrer el mundo buscando intérpretes. «Y reconocidos por su trabajo», explica la directora del Museu Pau Casals, Nuria Ballester. «La orquesta puso a Barcelona en el mapa de la música».

La Orquestra Pau Casals abrió la música clásica a toda la población. Y en los recintos hasta entonces patrimonio de la burguesía y de las clases más acomodadas.

En la jornada se pusieron placas en honor a Pau Casals.

La Orquestra Pau Casals se mantuvo hasta el 18 de julio de 1936. Ese día ensayaba en el Palau de la Música la Novena Sinfonía de Beethoven. Como último gesto, la orquesta interpretó por última vez esa pieza.

Pero aquel 10 de julio de 1927 los músicos de la orquesta rindieron agradecimiento a Casals. Y cómo  mejor que con un concierto en El Vendrell, cuna del violoncelista. 

Emocionante fue aquella audición que Casals dirigió en la plaza Pi i Maragall, hoy plaza Nova. Sonó la Apertura Leonora núm.3 de Beethoven, la sardana Serra Amunt de Enric Morera, el Área de Bach y la Apertura de Tannhäuser de Wagner.

La cena en el teatro Tívoli.


Acabado el acto Casals fue acompañado hasta la calle Montserrat para descubrir la placa con su nombre y después hasta la calle Santa Anna, donde está su casa natal y se colocó otra placa, que todavía sigue allí,.

El día acabó en el teatro Tívoli con  una cena para 300 invitados y que sirvió el Hotel Ritz. Tras la cena, Casals volvió a dirigir la orquesta que interpretó obres de Weber, Beethoven, Boccherini, Lohengrin, Bach y Rienzi.

Este domingo El Vendrell recuerda aquel concierto y conmemora el centenario de la Orquestra. A las 21.30 en la misma plaza.  A cargo de la Orquestra Simfònica Camera Musicae, formada por 40 músicos y dirigida per Jordi Mora.  Con algunas de las obras que Casals dirigió aquel 10 de julio de 1927.

Noticias relacionadas: La historia de la Orquetra Pau Casals y su precipitado final:

100 años de la pasión más íntima de Pau Casals

Pau Casals es reconocido como el violoncelista universal. Pero su pasión por dirigir siempre estuvo latente bajo la dimensión que logró como solista. Había sido feliz tocando el violoncelo. Incluso convirtió su arco en el mejor arma por la paz y la concordia. Pero reconocía que no le producía satisfacción completa.

Vídeo de aquella jornada de julio de 1927:

Temas

Comentarios

Lea También