Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

VÍDEOS: Enfado vecinal en La Pineda por una 'rave' en el parking de la Pacha

La Policía Local de Vila-seca y Mossos han ido atendiendo las decenas de llamadas durante toda la noche, pero ante la ausencia de delito e incivismo sólo han podido obligarles a bajar la música. La fiesta alternativa todavía está esta mañana de viernes

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen de la fiesta alternativa en el párking de Pacha. FOTO: DT

Imagen de la fiesta alternativa en el párking de Pacha. FOTO: DT

Más de 150 coches estacionados en la explanada asfaltada de la discoteca Pacha, aparcamiento público de concesión privada, se ha convertido en esta madrugada y mañana de viernes 12 de octubre en una fiesta 'rave' con música electrónica a todo volumen.

Coches todavía en el párking de la Pacha. FOTO: DT

Los participantes de la fiesta, la gran mayoría clientes de la discoteca de La Pineda (Vila-seca), han decidido montar su propia fiesta alternativa en detrimiento del descanso de los vecinos. Y la música de los altavoces de los vehículos acompañados de bebidas (botellón en toda regla) se ha convertido en un quebradero de cabeza para las patrullas policiales que han lidiado toda la noche con los fiesteros.

La fiesta se ha prolongado durante toda la madrugada y los vecinos de primera y segunda residencia, además de los hoteles, que aprovechan este puente del Pilar, se han visto afectados directamente por esta fiesta en el aparcamiento de la discoteca de las dos cerezas.

La Policía Local y Mossos d'Esquadra han recibido decenas de llamadas y han ido en diferentes ocasiones hasta el aparcamiento para intentar disolver la fiesta y minimizar las quejas de los vecinos. No había, a priori, ningún incumplimiento de la ordenanza y esto ha impedido que hubiera detenciones o denuncias. De hecho, algunas fuentes consultadas expresan su enfado con la discoteca por permitir que la salida de su clientela se convierta en un problema de convivencia en La Pineda.

A medida que entraban los coches patrulla en el aparcamiento, la música cejaba. Muchos de los "clientes" argumentaban que hacían tiempo en el coche para evitar conducir bajo los efectos del alcohol y otros simplemente se hacían los dormidos para esquivar las preguntas de la autoridad. Durante las diferentes intervenciones, ha habido una identificación, pero no se han producido altercados ni situaciones conflictivas.

La postura de la Policía Local y Mossos no ha agradado a los vecinos, que consideran que una actividad como esta debe ser punible y se debe actuar. Fuentes policiales señalan que cada vez que acudían al aparcamiento, la gente apagaba la música y algunos se marchaban. Eso no significaba que vinieran otros o volvieran al mismo lugar poco después.

La fiesta todavía está activa y ahora comparte el espacio con el mercadillo de los viernes del núcleo turístico de La Pineda. Fuentes consultadas señalan que la presencia de las paradas comerciales podrían ayudar a cerrar la fiesta y resolver el problema que ha generado este viernes entre el vecindario de La Pineda.

Temas

Comentarios

Lea También