Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

VIDEOS: La Policía Local de Altafulla usa láser en sus prácticas de tiro

Es el primer simulador de la provincia y pretende complementar las prácticas de puntería con fuego real obligatorias de los agentes

Jordi Cabré

Whatsapp
Un agente de la Policía Local de Altafulla en el simulador. FOTO: Lluís Milián

Un agente de la Policía Local de Altafulla en el simulador. FOTO: Lluís Milián

La habitación no tiene secretos. Es cuadrada con una pantalla enorme a una esquina. Al lado opuesto, un ordenador, el cerebro de este simulador de tiro. Está debajo de la comisaría, junto a otras dependencias policiales.

Los agentes entran en ella uniformados. Previamente es obligatorio desarmar su pistola y dejar los proyectiles a buen recaudo. En la sala sólo hay una bala especial con un láser en su punta. Es la munición válida en el simulador. Ésta se introducirá en el cargador y emulará a la realidad.

 

Àngel Fernàndez es el subinspector de la Policía Local de Altafulla. Busca el vídeo y aprieta la tecla Enter. La pantalla se conecta. Los agentes no saben qué pasará, sólo se concentran en la situación. Hay escenas que sólo hay diálogo, otras el agresor va armado con pistola, palo o cuchillo.... "Cada situación tiene diferentes finales", señala el jefe de la Policía Local tras unas primeras demostraciones a la prensa.

La bala-láser. FOTO: Lluís Milián

Los vídeos que lleva el simulador adquirido por el Ayuntamiento de Altafulla representan situaciones en diferentes escenarios: cajeros automáticos, gasolineras, supermercados, en la vía pública.

"La idea es grabar y recrear situaciones con escenarios locales, para practicar en ambientes conocidos y cercanos", añade Àngel Fernàndez. Una de las primeras ideas es simular un atraco en un banco con múltiples situaciones "porque a la postre es la mejor forma de poder practicar la respuesta policial en escenarios que conocemos", concluye el policía.

Dos prácticas obligatorias en Tarragona

Las Policías Locales deben hacer prácticas un mínimo de dos veces por año. En el caso de los 20 agentes de Altafulla, las prácticas se realizan en un campo de tiro homologado en el barrio de Sant Salvador de Tarragona. "El probloema es que las prácticas son para mejorar puntería a una diana que sólo se pone de perfil, pero que no representa a una situación real", explica el subinspector. 

Por ello, estas prácticas se complementan con el simulador, además de reducir el número de horas destinadas a las prácticas fuera de Altafulla. "Dos veces al año no sirve para nada. Debemos acudir entre 5 o 7 y ahora con el simulador se puede hacer puntería y además resolver situaciones reales", explica el alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso.

 

El simulador presentado esta mañana de viernes es el primero que se instala en la provincia y posiblemente hay otro similar en la Guàrdia Urbana de Barcelona. "Existían simuladores para prácticas policiales, pero era una inversión que en municipios pequeños eran inasumibles. Con el tiempo y las mejoras tecnológicas son más asequibles y hemos querido aprovechar la oportunidad de mejorar ", añade Alonso.

La habitación está oscura. El láser señala allá donde la bala virtual ha dado. Al final, el ordenador recupera el número de disparos, las zonas del cuerpo donde se han dado y si el ejercicio se ha superado satisfactoriamente. "El objetivo en caso de usar un arma y disparar a zonas no vitales para no matar al agresor", recuerda el jefe de la Policía Local. 

 

Las prácticas son para los agentes de la Policía Local de Altafulla, aunque se podría abrir la sala a otros cuerpos de seguridad si la normativa y los horarios lo permiten.

Tras terminar la práctica, los agentes extraen la bala-láser y dan por terminado el ejercicio. El cargador vuelve al revólver reglamentario y los agentes a la realidad cuotidiana.

Temas

Comentarios

Lea También