Vandellòs II avisó de seis sucesos y realizó veinte inspecciones durante 2019

Ayer, la central realizó un simulacro general teniendo en cuenta la pandemia de la Covid-19. El ejercicio redujo la ocncentración de trabajadores, pero comportó resolver una situación compleja

Jordi Cabré

Whatsapp
La central nuclear del Baix Camp llevó ayer a cabo un simulacro teniendo en cuenta la Covid-19.  FOTO: ANAV

La central nuclear del Baix Camp llevó ayer a cabo un simulacro teniendo en cuenta la Covid-19. FOTO: ANAV

La central nuclear Vandellòs II realizó ayer durante cuatro horas y media un simulacro de emergencia interior (PEI) para comprobar la capacidad de reacción ante una situación imprevista.

A diferencia de otros años, este Plan de Emergencia Interior incluye un nuevo parámetro que es la salud laboral para evitar un contagio por coronavirus. Así, se ha involucrado a un equipo humano reducido y se han evitado prácticas en las que se hubiese requerido una gran concentración de personas.

El ejercicio llega un día después de que se conociera el balance de 2019 que se dio cuenta en el comité de información de la central. En él, el jefe de proyecto de Vandellòs II, Diego Encinas, informó de los resultados de la central y señaló que se habían realizado 20 inspecciones, de las cuales 17 pertenecían al Plan Base de Inspección (PBI), una relativa al suceso de fuga en la barrera de presión, y las dos restantes relacionadas con el proceso de renovación de la Autorización de Explotación. 

Asimismo, señaló que hubo 6 sucesos notificados, de los cuales uno de ellos fue clasificado de nivel 1 en la escala INES, concluyendo que los resultados se encontraban dentro de la normalidad, sin ser necesario adoptar actuaciones adicionales.

Volviendo al ejercicio de ayer por la mañana, éste se basó en la simulación de una situación operativa con indicio de daño al combustible sumado a un incendio en los transformadores principales de la central que derivaría en una pérdida de suministro exterior de electricidad. El desarrollo de este ejercicio simulado llegó hasta una declaración de emergencia general del PEI y permitió entrenar el conjunto de acciones que establecen el PEI y sus procedimientos de desarrollo para estos escenarios.

Inspectores del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), además de auditores internos independientes, siguieron in situ el desarrollo del simulacro. Los ejercicios permiten que la organización de respuesta a la emergencia se mantenga operativa en la central.

Temas

Comentarios

Lea También