Vecinos de Brises del Mar reclaman un acceso más seguro a la urbanización

ALTAFULLA. Uno de los terrenos a expropiar está en un proceso concursal y dilata la expropiación necesaria para hacer las obras

Jordi Cabré

Whatsapp
La entrada a la urbanización en la T-214 entre las localidades de Torredembarra y La Riera.  FOTO: Alba Mariné

La entrada a la urbanización en la T-214 entre las localidades de Torredembarra y La Riera. FOTO: Alba Mariné

Los vecinos de Brises del Mar reclaman un acceso digno a su urbanización, nacida en la década de los años 60 del siglo pasado. El camino asfaltado que llega a las primeras casas de la calle del Pi nace en una intersección de la carretera T-214, entre Torredembarra con La Riera de Gaià. 

Los coches que vienen desde Torredembarra deben girar a la derecha en un ángulo de casi 90 grados. Los que vienen en sentido contrario, deben cruzar el carril y hacer el mismo giro cerrado. Para llegar hasta las primeras calles el camino asfaltado tiene dos carriles que se estrechan unos 20 metros en un punto concreto: el puente que sortea la vía del tren.

Desde hace tiempo, los vecinos afectados reclaman una entrada más segura, con un carril de desaceleración suficientemente largo que permita salir de la T-214 y hacer un giro más suave y con menos riesgo de encontrarse un coche de frente.

«Además, hay épocas del año donde la vegetación de los márgenes tapa la visibilidad y es tan peligroso entrar en el ramal como incorporarse a la carretera», explican los vecinos de Brises del Mar que aseguran que han contabilizado más de un accidente o colisión en los últimos años.

La petición vecinal además viene reforzada por el deterioro del primer tramo de este vial de acceso. Una empresa que opera en un terreno rústico pegado a la T-214 utiliza el paso de camiones y estos vehículos pesados también ‘colaboran’ en el desgaste del asfalto del camino.

Los vecinos también remarcan que ellos mismos se buscaron la vida y hablaron con el Departament de Carreteres de la Generalitat, institución competente en la T-214 para encauzar una mejora en esta intersección. 

La solución urbanística es fácil y aparentemente no conlleva demasiado tiempo. Las expropiaciones de terrenos privados también serían un trámite sencillo en esta petición vecinal. «Hablamos con el Ayuntamiento y les expusimos las gestiones que habíamos iniciado. Les dimos nombres y teléfonos para poder agilizar esta demanda», explican los vecinos.

Un problema imprevisto

El alcalde de Altafulla, Jordi Molinera, entiende el nerviosismo de los vecinos por la falta de actuación en este tema urbanístico aparentemente fácil de ejecutar y con la voluntad de las administraciones para llevarlo a cabo.

Sin embargo, el problema no es por falta de interés, sino por la titularidad de una de las dos fincas que están implicadas en las expropiaciones de una porción de terreno. «Hemos hablado con la Generalitat y estamos de acuerdo en mejorar la accesibilidad a Brises del Mar. Sin embargo, una de las fincas que se encuentra en proceso concursal. Esta situación retrasa un convenio para la expropiación del terreno que se necesita y con ello todo el proyecto, que ya tenemos definido”, explica el alcalde. Por esta razón, explica Molinera la mejora de la entrada no tiene plazos.

Además de esta entrada, los vecinos también recuerdan que a pocos metros de la intersección está un puente que sortea la vía del tren, un espacio estrecho que deja el paso de un coche y poco más. La asociación vecinal señala que estaría bien que la ampliación de este puente se tuviera en consideración de cara al futuro.   

Temas

Comentarios

Lea También