Más de Costa

Vecinos de Calafell Park piden más vigilancia por una oleada de robos

En las últimas semanas varias casas han sufrido asaltos

José M. Baselga

Whatsapp
Los vecinos de Calafell Park piden más vigilancia.

Los vecinos de Calafell Park piden más vigilancia.

Cuando suena el whatsapp y se ve que es un mensaje del grupo de la urbanización, la primera reacción es de nervios. Temen que haya habido otro robo, de que algún vecino haya visto movimientos extraños de algún coche poco habitual por la urbanización de Calafell Park.

«Porque hay miedo», explica una vecina que se asentó hace más de una década en la zona. «Buscaba un lugar tranquilo». Pero todo ha cambiado mucho. En las últimas semanas los vecinos de Calafell Park sufren una oleada de robos en sus casas.

Cuando el ‘Diari’ habla con la vecina explica que la noche antes unos desconocidos habían saltado al jardín de un par de casas. En una se llevaron una televisión. En otra no lograron acceder. La vecina que lo explica también ha sufrido el robo de una moto que estaba en su garaje.

600 parcelas
Calafell Park es una de las urbanizaciones alejadas del centro urbano, con unas 600 parcelas con viviendas habituales y muchas de ellas de segundas residencias. En gran parte residen vecinos que se instalaron para jubilarse. También hay casas ocupadas y en algunas, plantaciones de marihuana.  

La urbanizacion de Calafell Park.

Los vecinos han creado un grupo de whatsapp. «Para sentirnos más protegidos, para avisarnos y tomar precauciones». Pero las precauciones parecen insuficientes. 

Con propietarios dentro
«Los ladrones han entrado en casas de personas que viven todo el año, incluso estando ellas dentro». Explica que incluso cuando el propietario de alguna de esas casas ha descubierto al asaltante, en algunos casos se le han encarado. «Hay miedo a repercusiones».

La vecina explica que «cuando oscurece ya no saco a pasear  a los perros. Cualquier ruido estás pendiente. No es una forma de vivir. También pagamos impuestos». Por eso piden más vigilancia.

Cámaras
La urbanización sólo tiene dos accesos y está rodeada de bosque y viñedos, lo que facilita que los asaltantes puedan ocultarse con rapidez. «Durante muchos años hemos vivido tranquilos. Ahora hemos de estar con alarmas, cámaras, con las puertas cerradas...», lamenta. 

Los vecinos piden más controles.

El grupo de whatsapp incrementa el número de miembros. Es la manera «de que todos seamos vigilantes». Los residentes también llaman a la Policía Local. Pero sus patrullas son muy limitadas. Faltarían efectivos para un municipio tan extenso y con grandes núcleos diseminados. Precisamente para los núcleos alejados del centro urbano el Ayuntamiento planteó instalar cámaras de vigilancia  en las entradas de manera que quedasen registrados todos los coches que accedan.

Accesos
Esas cámaras serían lectoras de matrículas con el objetivo de facilitar la investigación policial tras la perpetración de un delito. En la urbanización de Calafell Park consideran que sería un elemento más para dar seguridad a los vecinos, «pero  nos han dicho nada. La vecinas explica que «lo único que podemos hacer es protegernos y poner denuncias.... pero ¿de qué sirve?».

La vecina explica que «ya se han impedido algunos robos al escuchar ruidos o ver movimientos extraños... pero estar así es mucha tensión. Y aquí vive mucha gente mayor que está intranquila. Necesitamos más protección».

Noticias relacionadas:

- Cámaras: 

Temas

Comentarios

Lea También