Más de Costa

Vecinos de Calafell piden quitar la música ambiental de una calle

Señalan que en los locales hay insonorización y ahora el Ayuntamiento la pone en la vía pública

José M. Baselga

Whatsapp
La calle Monturiol acoge el Pica i Tasta.

La calle Monturiol acoge el Pica i Tasta.

El sector del ocio nocturno sigue en una situación complicada por las medidas sanitarias y las restricciones. Han sido meses de inactividad y de limitaciones horarias que en algunos casos han obligado a cierres.

En Calafell Ayuntamiento y locales de la calle Monturiol idearon el Pica i Tasta, una iniciativa para dinamizar la zona, referente del ocio nocturno en toda la costa. Pero además de dinamizar pretende imponerse una nueva imagen y oferta en la calle para que sea más tranquila y de calidad.

Durante los fines de semana con el Pica i Tasta en la calle hay un control de aforo y además de unas copas o poder comer en los locales con restauración, hay música ambiente temática.

No es puntual
Esa música sin embargo genera quejas en vecinos de la calle ya que dicen que molesta. En una instancia presentada al Ayuntamiento explican que no pueden hablar en casa ni escuchar la televisión si no cierran todas las ventanas.

En el escrito al Ayuntamiento dicen que «a partir de las 20.00 en mi casa hay un ruido infernal y es la música del Pica i Tasta. Los bares tienen limitadores y doble puerta para no molestar a los vecinos y ahora es el Ayuntamiento quien, no de forma puntual, nos molesta hasta el punto de coger una depresión». Señalan que la ordenanza «no permite actividades molestas durante días y días y meses».

Fines de semana

Pica i Tasta se ha organizado para los fines de semana de julio, agosto y hasta mediados se septiembre y tiene una gran aceptación de público. Los locales también señalan que es una iniciativa que ha ayudado a recuperar la actividad en la zona por lo que valoran su continuidad.

Un concierto en un local.

La concejal de la Ciutat, Luisa Lastra, señala que es una actividad que ha ayudado a muchos locales evitando cierres. También destaca que la música es hasta las doce y media y que desde el inicio de la iniciativa se ha ido regulando. «Si es necesario se bajará más». Destaca que con el Pica i Tasta «también se ha buscado un cambio de público que es más tranquilo».

Cambio
Recuerda años atrás una calle Monturiol llena de personas hasta entrada la madrugada y en muchas ocasiones peleas y desórdenes. «La música de ahora no tiene nada que ver con el ruido de antes, pero si se ha de bajar más, se hará». 

Señala que es una «prueba piloto que permite conocer las cosas a mejorar». Como el bajar la altura de las torretas a las entradas de la calle para alejarlas de los edificios y que no sean escaleras a los balcones. Lastra señala que la iniciativa se mantendrá «pero puede haber ajustes».

La actividad del Pica i Tasta va más allá de una oferta de ocio para los fines de semana del verano. Debe ser el punto de partida para un necesario cambio de modelo del ocio nocturno de Calafell.

Son muchos los que recuerdan hace décadas una calle Monturiol llena de actividad tranquila. Pero también siguieron unos años de desórdenes y peleas.

En una última época se ha impulsado desde los propios locales y el consistorio una recuperación de un ocio más tranquilo. Locales conflictivos han cerrado. Otros han apostado por una gran calidad con una inversión en los establecimientos que de hecho selecciona al público.

Urbanístico

También a nivel urbanístico hay más iluminación y terrazas. Queda pendiente la esperada eliminación de las aceras y creación de una plataforma única.

En este sentido desde el Ayuntamiento señalan que «lo que hay ahora no tiene nada que ver con los últimos años. El ocio tranquilo es compatible con los vecinos de la zona». Pero añaden que «tras la experiencia consultaremos las valoraciones».

Temas

Comentarios

Lea También