Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de Cambrils alertan de olores "pestilentes" por el arrojo de purines

Viven en la urbanización Tarraco, junto a la carretera N-340, y aseguran que es un problema que se repite desde hace años

Mònica Just

Whatsapp
La finca está situada junto a la carretera N-340, en la zona de los barrios de poniente. Foto: PERE FERRÉ

La finca está situada junto a la carretera N-340, en la zona de los barrios de poniente. Foto: PERE FERRÉ

Vecinos de la urbanización Tarraco de Cambrils aseguran estar «hartos» de los malos olores que tienen que soportar día tras día debido al arrojo de purines como fertilizantes de las fincas agrícolas colindantes a la carretera N-340, en la zona de los barrios de poniente. «Sufrimos olores pestilentes, nauseabundos e insoportables», explica el presidente de la asociación de vecinos, Luis Pastor, mostrando su malestar en representación de los afectados. Y lamenta que «los años van pasando y la situación se repite una y otra vez. Nadie nos da ninguna solución y estamos cansados de esperar».

La entidad vecinal se ha puesto en contacto en varias ocasiones con el Ayuntamiento. «Debería perseguir estas prácticas y tomar las decisiones que correspondan teniendo en cuenta el volumen del problema», consideran los vecinos.

En la queja presentada al Ayuntamiento, la asociación vecinal se manifestaba «altamente preocupada por la situación», por lo que insistía en la importancia de montar una mesa de trabajo para tratar este tema, «que nos afecta a todos, incluidos los visitantes de la ciudad y quienes no viven en la zona de poniente». También elevaron sus reivindicaciones al Síndic de Greuges de Catalunya.

Los vecinos recibieron respuesta por escrito del Ayuntamiento, que les explicó que a finales de junio se produjeron derramamientos de purines en la finca y que llegaron hacia la vía pública, hecho que provocó los malos olores.

Tras haberse labrado la finca, y según explica el representante de los vecinos de la urbanización cambrilense, la intensidad de los malos olores se ha reducido. «Pero no han desaparecido. No se van nunca y reclamamos una solución de una vez por todas», concluye Pastor.

Los vecinos piden a las autoridades, pues, una actuación «acorde con el problema, que mejore la calidad de vida del contribuyente erradicando unas actuaciones no acordes con los tiempos».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También