Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vecinos de Coma-ruga alertan de zonas de botellón

Además de las molestias que generan estas fiestas, los residentes denuncian el reguero de basuras que dejan
Whatsapp
La plaza de los Enamorats es un habitual punto de concentración de jóvenes para practicar botellón.  Foto: DT

La plaza de los Enamorats es un habitual punto de concentración de jóvenes para practicar botellón. Foto: DT

Vecinos de Coma-ruga han denunciado la práctica de botellón en diferentes puntos del barrio marítimo de El Vendrell. Más allá de las molestias que provocan las concentraciones de jóvenes y la mala imagen turística que supone, los vecinos lamentan los efectos al día siguiente por el reguero de residuos de vasos y botellas rotas que quedan.

Uno de los puntos conflictivos y que se repite cada año es en la llamada plaza Catalunya, que en la zona se conoce como de los Enamorats. Los vecinos explican que los jóvenes se concentran desde primera hora de la noche en el parque bajo la pérgola y permanecen durante horas. Al día siguiente los vecinos y los niños que acuden a jugar encuentran la zona llena de basuras de todo tipo.

 

Daños a las barcas

En los últimos días los vecinos de Coma-ruga también han denunciado que grupos de jóvenes se concentran junto a una de las zonas de amarres de patines que hay sobre la arena de la playa. Además de los residuos que ensucian la arena y que son un peligro por las botellas rotas, diversas embarcaciones han sufrido daños en sus cascos.

Desde el Ayuntamiento de El Vendrell explican que en las últimas semanas no ha habido denuncias de vecinos a la Policía Local por la práctica de botellón. Sin embargo, señalan que una patrulla que realizaba tareas de seguridad ciudadana observó hace unos días a un grupo de jóvenes que se disponía a hacer botellón en la Plaça dels Enamorats y se les requirió para que se fuesen.

También advierten los vecinos que los posibles residuos que puedan dejar algunas de estas prácticas son retirados en pocas horas por los equipos de limpieza en sus actuaciones habituales.

 

Más controles

Los vecinos de Coma-ruga piden más controles policiales en los puntos donde se ha detectado la práctica del botellón, que está prohibida por la ordenanza municipal. Los denunciantes señalan que este tipo de concentraciones para beber en la vía pública suponen una mala imagen turística.

Asimismo, los ciudadanos señalan que hay un mayor control en los establecimientos donde los jóvenes, algunos de ellos menores, adquieren las bebidas alcohólicas.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También